7 Consejos para que tu hogar sea el mejor refugio este invierno

A pesar de que los vientos gélidos, las primeras escarchadas y las aperturas de las principales estaciones de esquí ya habían empezado a dar señales de que el frío venía para quedarse, el invierno no llega oficialmente hasta el 21 de diciembre.

Estamos en aquel momento del año en el que, si no lo hemos hecho aún, debemos acondicionar y revisar nuestro hogar para evitar los posibles riesgos que comportan las duras inclemencias meteorológicas del invierno. De este modo, garantizamos nuestra tranquilidad e incrementamos la eficiencia energética de nuestra casa. Cada año observamos como la factura energética aumenta y esto repercute en nuestra economía doméstica.

Tips para la puesta a punto de tu hogar

1. Revisa los sistemas de aislamiento

Es habitual que durante el año algunos de los sistemas de aislamiento del frío hayan sufrido algún desperfecto. Revisa y, si es necesario sustituye, los burletes o cristales que presenten daños y rellena aquellas juntas donde puede entrar el aire desde el exterior con silicona y otros materiales adecuados.

2. Comprueba muros y paredes

Esto es crucial, sobretodo en viviendas con cierta antigüedad, ya que los materiales usados en aquella época no alcanzan los estándares térmicos de los que disponemos ahora. Aunque se trata de una obra que tiene un precio elevado y que puede llevar bastante tiempo, lo cierto es que esta solución puede ahorrarte hasta un 45% en calefacción y aire acondicionado y por tanto en la factura de la luz. Con lo cual el coste de la reforma se amortiza a largo plazo.

3. Revisa anualmente tu sistema de calefacción

Radiadores, calefactores, estufas o chimeneas. En caso de daños, es altamente recomendable avisar a un profesional para realizar las reparaciones antes de la llegada del invierno.

4. Regula la caldera o termostato

Hay que tener en cuenta que la calefacción gasta más si tiene que calentar una estancia desde cero. Por ello, adapta tu sistema de calefacción para mantener una temperatura agradable y confortable de modo constante, sin necesidad de realizar cambios de temperatura extremos. Lo recomendable es mantener el calor a 21 grados por la mañana y un máximo de 17 grados durante la noche para mantener el bienestar de nuestro hogar, pero también para no caer enfermos ante un resfriado o gripe. Elegir la temperatura adecuada hace que ahorremos en calefacción y ganemos en salud.

5. Aprovecha al máximo la luz natural

El sol es una fuente de calor estrella que debemos exprimir. En las horas diurnas, deja las cortinas recogidas para permitir que entre la mayor cantidad posible de calor producida por los rayos del sol. Al anochecer, cuando desciendan las temperaturas, es mejor cerrarlas para contribuir a preservar el calor acumulado a lo largo del día. Bajar las persianas por la noche es otro mecanismo que tiene la misma función.

6. Ventila tu hogar cada día

Cuando te levantes, abre las ventanas para renovar el aire y equilibrar la temperatura con el exterior, que durante el día suele ser más agradable. Si no quieres perder el calor de tu hogar, ventila durante poco tiempo. Con 10 minutos es suficiente para renovar el aire.

7. Intenta mantener el calor en ti mismo y no en tu casa

Aunque resulta obvio, muchas personas prefieren calentar la casa entera que abrigarse adecuadamente. Un jersey ceñido y unas buenas zapatillas pueden hacer ahorrar en calefacción a cientos de personas.

No hay que olvidar nunca que un buen aislamiento y una correcta elección de la temperatura siempre nos ayudaran a mantener confortable nuestro hogar y proteger nuestra salud.

Desde la Mutua, te ayudamos a protegerte a ti y a los tuyos, a proteger lo que es tuyo. Porque como en casa, en ninguna parte.

También te puede interesar ...

James Watt: la máquina de vapor

¿Te has preguntado quién inventó la máquina de vapor? La primera máquina de vapor fue desarrollada en 1633. Se atribuye su creación a Eduard Somerset.