Monthly Archives: Agosto 2015

La importancia de las habilidades directivas del ingeniero

admin
By , Agosto 10th, 2015 | Actualidad | 0 Comentarios

Actualmente el entorno empresarial es cada vez más complejo y se encuentra además en un cambio continuo. Estamos viviendo una nueva era marcada por una revolución digital y una globalización social, económica y cultural.

Para poder facilitar la adaptación de los ingenieros que aspiran a aquellos puestos directivos o mandos en general, es necesario que posean una serie de habilidades, conocimientos teóricos y prácticos necesarios para desarrollar las capacidades que un buen gestor debe tener y que se denominan habilidades directivas. Los ingenieros no pueden ser ajenos a toda la revolución digital y globalización que está experimentando la sociedad y las empresas. Por ello, estos cambios también exigen a los ingenieros a desarrollar nuevas habilidades más allá de las aprendidas en su formación inicial y en sus entornos de trabajo pasados.

Cada vez es más común que ingenieros ocupen puestos de máxima responsabilidad en las empresas. Pueden encontrase en puestos como presidentes, consejeros delegados o directores generales de grandes empresas. Además puestos de responsabilidades comerciales y en otras áreas de una empresa son cada vez más familiares a directivos con formación en ingeniería.

Pero la falta de una formación específica en habilidades directivas es también una queja bastante frecuente de las agrupaciones profesionales de ingenieros.

Para cubrir esta laguna ya hay muchas universidades que ofrecen titulaciones de ingeniería y administración y dirección de empresas.

El objetivo de estos estudios es acercar al máximo los estudios de ingeniería a la demanda que el mercado laboral hace de los profesionales de la ingeniería.

Por lo tanto, el perfil de ingeniero deberá tener un carácter menos técnico y más pluridisciplinar.

La formación complementaria que más se echa de menos en la formación de los ingenieros es la relacionada con los conocimientos de gestión empresarial en general: habilidades en disciplinas relacionadas con la economía y la organización empresarial.

Entre las habilidades directivas más necesarias están:
• Una buena gestión del tiempo: de uno mismo para mejorar la propia eficacia.
• El liderazgo y la gestión de equipos: esto implica tener confianza en uno mismo. ser activo y dinámico es fundamental a la hora de desarrollar equipos estables y de mayor rentabilidad.
• Inteligencia emocional y la gestión del estrés: la toma de conciencia de uno mismo y por tanto, la capacidad de mantener bajo control nuestras emociones, se hace especialmente recomendable para poder enfrentarnos de manera continua a nuevos desafíos laborales exigiéndonos una capacidad de adaptación extraordinaria.
• Capacidad de negociación: las habilidades de negociación son fundamentales para resolver, de forma satisfactoria, posibles conflictos y acordar líneas de colaboración beneficiosas con proveedores o clientes.
• Dominar cada habilidad directiva: entendiendo su lógica e interacción en elmundo de la empresa y aprendiendo las técnicas y herramientas para su aplicación con éxito.
• Profundizar en el coaching: como tipo de formación y de desarrollo profesional.

A esto hay que añadir que los ingenieros de la revolución digital y de la globalización tienen que tener una base sólida para poder trabajar en distintos idiomas, países y culturas. Finalmente, todo ingeniero con responsabilidades directivas tiene que estar al día de todas las tendencias y novedades en el ámbito digital como aplicaciones móviles, nuevos dispositivos, software, redes sociales y startups relacionados con su negocio y sector empresarial.

Continuar leyendo →

10Ago

James Watt: la máquina de vapor

admin
By , Agosto 3rd, 2015 | Empresas de ingeniería | 0 Comentarios

¿Te has preguntado quién inventó la máquina de vapor? La primera máquina de vapor fue desarrollada en 1633. Se atribuye su creación a Eduard Somerset. Pero quien inventó la máquina de vapor que realmente revolucionó al mundo, fue el ingeniero escocés James Watt.

En cambio, existe una falsa idea de considerar a Watt como el verdadero inventor de la máquina de vapor. Esto se debe al gran número de aportaciones que hizo para su desarrollo.

Pero, ¿Quién es realmente James Watt? Aunque no asistió a la escuela, siendo educado probablemente por su madre en casa, sus aportaciones e investigaciones le han valido un importante hueco en la historia. Desde muy pequeño demostró muchas habilidades manuales, capacidades de ingeniería y aptitud para las matemáticas.

Interesado en las máquinas de vapor, inventadas por Thomas Savery y Thomas Newcomen, James Watt determinó las propiedades del vapor, en especial la relación de su densidad con la temperatura y la presión.

Construyó y patentó en 1769, a partir de una máquina atmosférica de Thomas Newcomen y Savery de 1712, el primer motor a vapor con cámara de condensación externa de uso práctico.

James Watt inició su fabricación en 1772 en una sociedad con John Roebuck y más tarde en 1774 con Matthew Boulton.
El primer uso que se le dio al motor a vapor fue desagotar minas inundadas. Con esta nueva herramienta se consiguió aumentar y abaratar la producción de carbón.

En 1781 desarrolló su segunda versión del motor a vapor, de doble efecto; agregándose la corredera de apertura y cierre de válvulas en 1782, y la mejora del mecanismo biela-manivela para convertir movimiento rectilíneo alternativo en rotatorio en 1783, con lo que la máquina adquirió niveles de practicidad y confiabilidad para máquinas textiles y otros dispositivos más avanzados.

En 1775 comenzaron a fabricar máquinas de vapor y continuó con las investigaciones que le permitieron patentar otros importantes inventos, como el motor rotativo para impulsar varios tipos de maquinaria; el motor de doble efecto, en el que el vapor puede distribuirse a uno y otro lado del cilindro, y el indicador de vapor que registra la presión de vapor del motor.

James Watt se retiró de la empresa en 1800 para dedicarse por completo al trabajo de investigación.
Debemos saber también que la unidad eléctrica vatio (watt) recibió el nombre en su honor. Además, desde el año 1882 se designa con el nombre de Watt a la unidad de potencia.

En 1785, Watt fue nombrado miembro de la Royal Society de Londres, y en 1814 de la Academia francesa de Ciencias. En 1806, la Universidad de Glasgow le nombró doctor honoris causa. Sin lugar una trayectoria sobresaliente y que quedó marcada como un verdadero impulsor de la revolución industrial.

Continuar leyendo →

3Ago
Back to top

Mutua Valors

Mutua Valors