Monthly Archives: Septiembre 2016

Cómo gestionar mejor mi dinero

admin
By , Septiembre 12th, 2016 | Vida y bienestar del ingeniero | 0 Comentarios

En cuestiones pecuniarias, la sensatez siempre será nuestra mejor aliada. El consejo más sencillo de aplicar para cualquier persona que quiera invertir es no gastar por encima de sus posibilidades. Debemos tener presente que arriesgar un dinero que no tenemos o una cantidad mayor de la que ingresamos puede tener consecuencias nefastas para nuestra economía. Este concepto supone una de las reglas básicas que, tanto si eres inversor como si no, debes cumplir a rajatabla.

Asimilada esta regla, lo mejor para gestionar nuestra economía personal y familiar es llevar periódicamente una cuenta de gastos e ingresos. De esta manera conoceremos exactamente cuánto dinero necesitamos para nuestra vida cotidiana, si podemos darnos un capricho o si tenemos la posibilidad de ahorrar o invertir en bolsa. Para gestionar de forma eficiente nuestra economía solamente necesitamos una libreta o bloc de notas y un bolígrafo para establecer una contabilidad del dinero que gastamos e ingresamos todos los meses. Si se te da bien la informática y prefieres gestionar y guardar una contabilidad en un ordenador o en un teléfono móvil, puedes utilizar programas y aplicaciones como Excel, pensadas para diseñar y administrar hojas de cálculo y bases de datos.

Una vez hayamos elaborado nuestro particular balance financiero, podremos hacer un seguimiento detallado de nuestros gastos fijos y variables y reservar parte de nuestro capital sobrante para una emergencia o necesidad. Siempre es recomendable disponer de un colchón económico para situaciones inesperadas, sin tener que recurrir a un préstamo o crédito personal.

Priorizar es otra de las palabras que debemos tener en cuenta para adecuar nuestros ingresos y gastos a nuestro nivel de vida. Si tenemos necesidad de liquidez o llegamos apurados a final de mes, hemos de establecer unos criterios donde primen las necesidades primarias frente a los caprichos o gastos superfluos. Esto no significa que de vez en cuando no podamos ir al cine, a cenar o a tomar una copa, pero llevar una contabilidad y ajustar un presupuesto nos ayudará a estirar más nuestro dinero.

Si al echar cuentas nos sobra algo de dinero a fin de mes, una de las opciones que podemos barajar es invertir. A la hora de gestionar nuestras inversiones, hemos de estar informados acerca de las tendencias y fluctuaciones de los mercados. Si no disponemos de los conocimientos necesarios para comprar y vender acciones, lo mejor es contratar a un asesor financiero de confianza. De esta manera, reduciremos las posibilidades de perder parte de nuestro capital en un porcentaje considerable. Una de las cualidades más apreciadas en un buen inversor es la paciencia. Aquellos que busquen el máximo beneficio en el mínimo tiempo posible y con el mínimo esfuerzo se equivocan si creen que un mercado de valores es el lugar más idóneo para conseguirlo. Solamente una pequeña parte de los brokers que invierten en fondos de riesgo se hacen multimillonarios.

La situación financiera actual está cambiando muy lentamente, pero de forma positiva. La bajada de los tipos de interés propiciada por el Banco Central Europeo permite que el crédito fluya y que las empresas puedan financiarse con menos costes. Esto también repercute en las hipotecas. El Euribor, que es el índice al que están ligados los intereses de las hipotecas, fluctúa también con los tipos de interés marcados desde Europa. Esto supone que, si bajan los tipos de interés, también lo hará el interés de muchas hipotecas, lo que supondrá un alivio considerable para muchas familias españolas.

Aquellas personas que hayan invertido parte de sus ahorros en activos alternativos a la renta fija (materias primas, viviendas, acciones…) también se verán beneficiadas por la caída de los tipos de interés. Al comprar estos activos a precios más bajos, podrán invertir y gastar más y con mayores garantías.

Continuar leyendo →

12Sep

La digitalización de los coches

admin
By , Septiembre 1st, 2016 | Actualidad | 0 Comentarios

El salto cuantitativo y cualitativo que ha supuesto el desarrollo de las nuevas tecnologías también se ha dejado notar en la industria automovilística. Los avances que conlleva la digitalización de los coches permiten vislumbrar un futuro donde los medios de transporte sean más económicos, más eficientes y más respetuosos con el medio ambiente. La implantación progresiva de los modelos híbridos o eléctricos ha desterrado la idea de que no son tan eficientes como los modelos diésel o gasolina.

Sectores como el del taxi, cuyo parque móvil se ha visto renovado por los coches híbridos, prueban que la eficiencia y el ahorro no están reñidos con las fuentes de energía renovables y la no emisión de C02.

La digitalización apuesta firmemente por el coche eléctrico o híbrido frente al coche cuyo motor funciona con combustibles fósiles. Los pasos dados en este campo han sido de tal calibre que podemos encontrar automóviles deportivos 100% eléctricos como los que produce Tesla.

Otro de los grandes avances que supone la digitalización de los coches es la seguridad en carretera. Los chips y los sensores incorporados a los nuevos modelos de automóviles permiten conocer al detalle el estado de nuestro vehículo, el consumo medio, el nivel de combustible y de lubricante y hasta el estado de nuestras ruedas.

Esto nos puede ahorrar más de un susto con las averías y los accidentes que estas pueden ocasionar. Uno de los dispositivos digitales de seguridad más interesantes es un sistema de cámaras que eliminan los puntos muertos de visión en los conductores. La implantación masiva de este dispositivo podría salvar miles de vidas, al igual que el airbag y el cinturón de seguridad lo hicieron en sus respectivas épocas.

Otro de los objetivos de la industria automovilística es desarrollar un sistema de oscurecimiento de las lunas de los vehículos en función de las condiciones lumínicas. Este sistema nos evitaría tener que padecer los típicos reflejos del sol mientras conducimos, con el consiguiente aumento de nuestra seguridad.

El ahorro también es una de las piezas clave de la digitalización en el sector del automóvil. De hecho, la mayoría de los coches nuevos que se lanzan al mercado ya disponen de dispositivos “stop and start”, que apagan el motor del vehículo cuando detecta que está en punto muerto.

Pero todas estas ventajas para el usuario no son más que la punta del iceberg de lo que significa la digitalización en la industria del automóvil. Su implantación en la fabricación de coches supone que su desarrollo se reduzca a la mitad.

La conectividad es un factor a tener en cuenta en los próximos años. Se estima que, en 2016, ocho de cada diez coches estén conectados a internet.

Esta conectividad va más allá de recurrir a un GPS cuando nos perdemos o nos desviamos de una ruta. La comunicación de un coche con otro puede suponer aspectos tan importantes como evitar una colisión o avisar a otros conductores de retenciones u obstáculos en la carretera.

Pero, sin duda, el objetivo más ambicioso que propone la digitalización del sector automovilístico es la posibilidad de que existan coches autónomos. Grandes empresas como Google ya han puesto en marcha sus primeros modelos sin conductor.

Esto supondría una revolución tecnológica aún mayor que los avances que antes relatados. La posibilidad de viajar en coche sin necesidad de conducirlo abrirá la puerta a grandes cambios sociales y económicos a los que todos nos tendremos que adaptar.

La digitalización integral de los coches es el objetivo final del desarrollo de todos estos dispositivos. El desarrollo de la inteligencia artificial aplicada a la automoción permitiría un sinfín de posibilidades y, estas, están mucho más cerca de lo que creemos.

Continuar leyendo →

1Sep
Back to top

Mutua Valors

Mutua Valors