Monthly Archives: Febrero 2018

Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia

admin
By , Febrero 11th, 2018 | Actualidad | 0 Comentarios

Si recorremos la historia de la ciencia podemos observar como en la mayoría de los descubrimientos y avances científicos son los hombres los protagonistas. En realidad, las mujeres han jugado un papel muy importante en la ciencia durante siglos pero el trabajo desarrollado por estas no ha tenido la misma difusión e influencia. Por esta razón, es muy importante que las mujeres tengan referentes femeninos en la ciencia para tomar conciencia de la verdadera historia y de la importancia de participar en ella. La ciencia sí es cosa de mujeres.

Mujeres científicas que han hecho historia, como Caroline Lucretia Herschel (descubridora de Urano), Inge Lehmann (descubridora de lo que hay realmente en el centro de la Tierra), Grace Hopper (inventora del lenguaje informático COBOL), María Teresa Toral (quien unió ciencia y arte del mismo modo magistral) o Maria Sibylla Merian (creadora de la primera clasificación ilustrada de insectos de la historia) ponen de manifiesto la importancia de la mujer en la ciencia. En esta historia también hay espacio para mujeres ingenieras como Emily Roebling (ingeniera jefe del Puente de Brooklyn), Hedy Lamarr (inventó un sistema de comunicaciones de control remoto), Margaret Hamilton (desarrolladora de un software para la navegación de las naves apolo) o Ellen Swallow Richards (pionera en el estudio de la ingeniería ambiental con sus estudios sobre la calidad del aire y de las aguas).

El Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia es un símbolo de reconocimiento de la gran importancia del papel de la mujer en el mundo científico. Este día fue proclamado en el 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, fijando la fecha del 11 de febrero de cada año para su celebración. Este día busca la igualdad de género en la ciencia y poner en valor la importancia de las mujeres en el ámbito científico.

El estudio y el desarrollo profesional en los campos de las matemáticas, tecnologías, ingenierías y ciencias ha tenido tradicionalmente una representación muy baja de las mujeres profesionales. Estos estudios, conocidos también por sus siglas en inglés como STEM (Science, Technology, Engineering & Mathematics) son imprescindibles para el desarrollo y el avance científico y tecnológico del mundo, por lo que las mujeres no pueden ser ajenas a participar de estos logros. A día de hoy, todavía se puede observar esta desigualdad en las aulas de las escuelas técnicas de las universidades, donde las mujeres son minoría en la mayor parte de los estudios técnicos. Desde la ingeniería han nacido iniciativas similares a este día como el Proyecto Mujer e Ingeniería, promovido por la Real Academia de Ingeniería.

Las niñas y jóvenes tienen que huir de los estereotipos y de los prejuicios y sentirse capaces de todo. Ellas tienen la oportunidad de valorar el apasionante mundo de la ciencia y de la tecnología y poder participar en sus investigaciones y avances, siendo realmente protagonistas de gran parte de los revolucionarios cambios que va transformar a la sociedad en los próximos cien años.

Continuar leyendo →

11Feb

Rudolf Diesel creador del primer motor diésel

admin
By , Febrero 6th, 2018 | Empresas de ingeniería | 0 Comentarios

El motor diésel ha revolucionado el mundo del automóvil. Con más de 80 años de historia, supuso un gran avance tecnológico que ha llegado hasta nuestros días. El autor de esta innovación es el ingeniero alemán Rudolf Christian Karl Diesel. De padres bávaros, nació en París en 1858 y vivió sus primeros años en Francia, Alemania e Inglaterra. Estudió en la Escuela Politécnica de Munich en 1883 después de haber realizado estudios en Inglaterra. Fue en la ciudad alemana donde entró en contacto con el empresario alemán e inventor del termointercambiador Carl von Linde. En 1880 el ingeniero alemán comenzó a trabajar con Carl von Linde en París como ingeniero de refrigeradores, trabajando durante una década con motores solares y calderas.

Es en 1892, ya en Berlín, cuando registró la patente del motor de combustión interna, el mismo motor que lleva su apellido. Este se caracterizaba por utilizar la combustión espontánea del combustible, teniendo un alto rendimiento térmico a expensas de un grado de compresión muy elevado. Hasta entonces existían los motores de combustión interna, que en aquella época eran altamente ineficientes: apenas convertían alrededor del 10% del calor en energía mecánica. De hecho, Rudolf Diesel se basó en los desarrollos del también ingeniero alemán Nikolaus Otto, que diseñó el motor de combustión interna. Realmente, Diesel se dio cuenta que era viable desarrollar un motor de combustión interna en una conferencia sobre termodinámica en el Real Politécnico Bávaro de Munich. Al principio solo logró una eficiencia del 25%, por lo que se centró en mejorarla en las sucesivas versiones. Pero descuidó la fiabilidad de su motor, lo que le supuso importantes pérdidas al devolver el dinero a sus clientes cuando el motor fallaba, algo que hacía con frencuencia.

Con el apoyo financiero de la empresa Krupp y de la Maschinenfabrik Augsburg, el ingeniero alemán inició la producción en serie de modelos cada vez más eficientes. En el 1897 presentó un motor de cuatro tiempos capaz de desarrollar una potencia de 25 caballos de vapor. El primer motor diésel se usó en una fábrica de cerillas de Kempten en el año 1898. En 1899 Rudolf Diesel emprendió su propia empresa en Ausgburgo para fabricar sus motores. Su éxito comercial fue rotundo iniciando una nueva etapa como empresario. Una de las innovaciones del ingeniero alemán fue usar su motor diésel con combustible vegetal como el aceite de cacahuete. Por aquel entonces, el Instituto de Ingenieros Mecánicos le concedió la Orden del Mérito por esos trabajos.

Sin embargo, Rudolf Diesel se centró en proteger la propiedad industrial de su invento reclamando a otros inventores que no usaran su patente en vez de desarrollar comercialmente su innovadora empresa. Esta situación le llevó a endeudarse y convertir en inviable su proyecto empresarial.

La muerte de Rudolf Diesel sigue siendo todavía un misterio a día de hoy. El 29 de septiembre de 1913 desapareció del barco en el que viajaba cruzando el Canal de La Mancha. Ocurrió en un viaje desde Bélgica con dirección a Londres. Por aquel entonces, el ingeniero alemán estaba sumido en importantes deudas que no podía afrontar. La versión oficial sostiene que Rudolf Diesel se tiró al mar suicidándose aquella fatídica noche tormentosa de septiembre de 1913, pero no está corroborado, ya que no se le pudo practicar la autopsia ni se investigó con profundidad lo sucedido. Algún medio de la época sugirió que el ingeniero alemán había sido asesinado para evitar que vendiera su patente del motor diésel al gobierno británico. Un trágico e inexplicable final para un ingeniero brillante que marcó un antes y un después en la industria del automóvil.

Continuar leyendo →

6Feb
Back to top

Mutua Valors

Mutua Valors