Tag Archives: bienestar

El beneficiario de un seguro de vida

admin
By , Abril 7th, 2017 | Actualidad | 2 Comentarios

Según datos publicados por ICEA, en España existen casi 30 millones de asegurados de algún producto de Vida. De éstos, un tercio corresponde a las modalidades de Ahorro/Jubilación, cuya finalidad principal es obtener una rentabilidad sobre las primas abonadas. Normalmente es el mismo asegurado quien percibe el capital cuando llega la fecha de vencimiento de la póliza. Es común que este tipo de pólizas incorporen un capital por fallecimiento, además de las características puras de un producto de ahorro. Por este motivo, también se denominan seguros de Vida Mixtos.

La modalidad más extendida, con casi 20 millones de asegurados, es la que conocemos como seguro de Vida de Riesgo. Este puede ser de Vida Entera (la prestación se abona con independencia de cuándo se produzca el fallecimiento) o de Vida Temporal (cubre el riesgo de muerte durante un período de tiempo concreto, estipulado en la póliza). También es habitual que se incluyan garantías adicionales para cubrir situaciones de invalidez y dependencia.

Los seguros de Vida de Riesgo ofrecen a los asegurados, familiares y allegados, protección económica, ya que esta se verá afectada. Aún más teniendo en cuenta las prestaciones que ofrece actualmente la Seguridad Social en las contingencias de viudedad y orfandad. También pueden garantizar los estudios de nuestros hijos, liquidar posibles deudas, hacer frente a situaciones de dependencia o proteger el patrimonio personal. Existen otras motivaciones de compra menos conocidas, pero no por ello menos importantes, como planificar la herencia o dotarse de liquidez para pagar impuestos.

Las normas de contratación, la selección de riesgos, las Condiciones Generales y Particulares y el Reglamento, son elementos imprescindibles a tener en cuenta en este tipo de seguros. Deben cumplir la normativa legal vigente, recogida en la ley 50/1980, de 8 de octubre, de contrato de seguro; la ley 30/1995, de 8 de noviembre de ordenación y supervisión de los seguros privados; y la ley 10/2003, de 13 de junio, sobre mutualidades de previsión social; así como otras disposiciones legales y reglamentarias vigentes en cada momento.

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) supervisa esta actividad, obligando a las entidades comercializadoras a tomar una serie de medidas de control. Un ejemplo de las mismas es la que garantiza el pago a los beneficiarios en caso de que se active una prestación. Un total de 177.000 millones de Euros en provisiones técnicas avalan el rigor en este sector. Un rigor que también debe inculcarse a cada asegurado en aspectos que a veces pasan desapercibidos, pero que son de suma importancia.

Hablamos de la designación de beneficiarios en un seguro de vida.

¿Quién tiene ese derecho? 

“El tomador del seguro podrá designar beneficiario o modificar la designación anteriormente realizada sin necesidad de consentimiento del asegurado”
Art.84.1 LCS

La designación le corresponde al tomador, a no ser que decline hacerlo. Existen algunos ejemplos, en caso de divorcio, en el los que el juez establece que se mantenga al ex cónyuge como beneficiario. En estos casos se precisa la aceptación del beneficiario para que el tomador pueda revocar la designación. Otro caso más común es la designación como beneficiario a la entidad bancaria que ha concedido un préstamo hipotecario.

“El tomador del seguro podrá revocar la designación de beneficiario en cualquier momento, mientras no haya renunciado expresamente y por escrito a dicha facultad”.
Art.87.1 LCS

En los casos en los que el tomador de la póliza sea, por ejemplo, una empresa y el asegurado un empleado, corresponde a este último la designación y posterior revocación.

A continuación exponemos algunas situaciones que nos llevan, en caso de defunción del asegurado, a la interpretación de la designación del beneficiario: 

Beneficiario inexistente. Si el asegurado fallece y no consta ningún beneficiario en la prestación o póliza, ni tampoco figura en el testamento ninguna designación expresa. Por lo general, en estos casos se incluye un orden de prelación en el Reglamento o Condiciones Generales, que en la Mutua de los Ingenieros es el siguiente:

Nombramiento de beneficiarios de forma genérica. Esta forma se utiliza más de lo conveniente. Algunas aseguradoras incorporan designaciones estándar (literales por defecto) por si el tomador no define un nombramiento de beneficiario expreso. Veamos varios ejemplos:

“…a los herederos legales” Se pueden producir retrasos, sobre todo si el asegurado fallecido no otorgó testamento. En situaciones complejas de parentesco, todavía se dilataría más confección de la declaración notarial de herederos. Los herederos percibirán la suma asegurada en partes iguales.

“…mi cónyuge e hijos…” No es lo mismo incluir “a partes iguales” que “en su defecto”. En el primer caso, todos reciben la prestación. En el segundo, solo la recibe el cónyuge (a quien se le atribuya esa condición en el momento del fallecimiento del asegurado).

Nombramiento de beneficiarios de forma expresa. Conviene designar expresamente a los beneficiarios, comunicando cualquier cambio si se produce alguna variación.

“…a mis hijos Javier y Jaime en partes iguales …” Si después de esta designación, el tomador tiene un tercer hijo y no informa de ello, solamente Javier y Jaime recibirán la prestación en caso de fallecimiento. Si Jaime fallece antes que su padre, toda la suma asegurada sería para Javier (aunque Jaime tuviera descendencia).

La designación expresa y nominativa agiliza los trámites, pero hay que ser conscientes de la importancia de comunicar cualquier modificación a la aseguradora.

¿Cómo se debe realizar la designación? A través de la propia póliza o vía testamentaria, pudiendo modificar o revocar este nombramiento (salvo la excepción de la designación irrevocable que hemos comentado con anterioridad).

Otro aspecto destacable se define en el párrafo segundo del artículo 87 de la LCS:

“La revocación deberá hacerse en la misma forma establecida para la designación”
Art.87.2 LCS

En este sentido, existe controversia doctrinal. Opiniones autorizadas en este tema indican que, si la designación se hubiese realizado a través del testamento, la revocación también debería hacerse por esta misma vía. El legislador da plena libertad, siempre que se haga en las formas previstas.

Nosotros recomendamos que todas las designaciones se realicen siempre a través del contrato. Si se utiliza la vía testamentaria para estos fines, hay que informar al asegurador y a la notaría de cualquier cambio posterior.

¿Cómo saber si soy beneficiario de un seguro de vida? Desde hace más de 10 años podemos comprobar (previo pago de una tasa) si figuramos como beneficiarios en algún contrato de un seguro que tenga cobertura de fallecimiento. Se trata de un registro público que depende del Ministerio de Justicia.

Cobro de la prestación. En cumplimiento del contrato, se entregará la prestación al beneficiario, aunque haya reclamaciones de los herederos legítimos y de posibles acreedores del tomador del seguro. Si se demuestra un fraude de ley, estos pueden exigir al beneficiario la devolución del importe de las primas abonadas. 

Es importante subrayar que, en el caso de que algún beneficiario sea menor de edad, recibirá la indemnización quien ejerza la patria potestad o la tutoría legal. Una buena opción para que nuestros hijos reciban la suma asegurada es establecer un fideicomiso.

Con el objetivo de cobrar el seguro con la mayor celeridad posible y teniendo en cuenta que las pólizas de vida no forman parte de la masa hereditaria, es habitual practicar una autoliquidación parcial del Impuesto de Sucesiones, con el detalle de todas las pólizas existentes.

En cuanto a las prestaciones contratadas a través de la Mutua de los Ingenieros, si el tomador/asegurado de las mismas se hubiera deducido las cuotas correspondientes como rendimientos del trabajo o reducido de la base imponible del IRPF, se procedería al pago de las prestaciones una vez aplicada la retención correspondiente.

Las mutualidades y aseguradoras exigen estos requisitos puesto que son responsables subsidiarias frente a estas obligaciones.

En la MUTUA DE LOS INGENIEROS llevamos décadas asesorando a nuestros clientes sobre estos y otros aspectos importantes para las familias. La experiencia adquirida agiliza los trámites y esto nos beneficia a todos. ¿VERDAD?

Continuar leyendo →

7Abr

10 años de la ley de dependencia

admin
By , Junio 16th, 2016 | Sin categoría | 0 Comentarios

En el año 2006 se fijó un punto de inflexión en el Estado de Bienestar. Es el año en que se aprobó la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia. Esta ley reconoce el derecho a la promoción de la autonomía personal y atención a las personas en situación de dependencia, garantizando la igualdad en el ejercicio del mismo en todo el territorio del Estado. Con esta normativa se sentaron las bases para la construcción de un nuevo nivel o pilar en el Estado de Bienestar: es el conocido como el cuarto pilar. Esta ley generó unas expectativas enormes, especialmente en aquellos colectivos más vulnerables afectados por algún nivel de dependencia. Lamentablemente, la complejidad de organizar y poner en marcha las garantías de un nuevo sistema de protección social junto con la crisis económica han evaporado todas las expectativas generadas en sus inicios.

La implementación y desarrollo de la ley requiere de un gran consenso, de la colaboración y coordinación de las distintas administraciones públicas, de diseñar un efectivo modelo de financiación, de desarrollar un esquema de colaboración entre organismos privados y públicos, y de gestionar eficientemente un nuevo sistema que no puede ir contra los propios principios inspiradores de la nueva normativa. Estos principios son los siguientes:

• El carácter público de las prestaciones del Sistema.
• La universalidad en el acceso de todas las personas en situación de dependencia, en condiciones de igualdad y no discriminación.
• La atención a las personas de forma integral e integrada.
• La valoración de las necesidades de las personas atendiendo a criterios de equidad para garantizar la igualdad real.
• La participación de las personas en situación de dependencia y, en su caso, de sus familiares o representantes legales.
• La permanencia de las personas en situación de dependencia, siempre que sea posible, en el entorno en el que desarrollan su vida.
• La cooperación interadministrativa.

¿Quién es considerado dependiente según la Ley 39/2006?
Es dependiente, según reconoce la Ley (art. 2.2), aquella persona que se encuentra en una situación permanente que le impide llevar a cabo las actividades básicas de la vida diaria y por consiguiente precisa ayuda importante de otra u otras personas para realizarlas.
La Ley (art. 26) establece 3 grados de dependencia:

Grado I: Dependencia moderada
Personas que necesitan ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día. Este es el dependiente moderado.

Grado II: Dependencia severa
Personas que necesitan ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces al día, pero que no requieren el apoyo permanente de un cuidador. Este es el dependiente severo.

Grado III: Gran Dependencia
Personas que necesitan ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria varias veces al día y por su pérdida total de autonomía, necesitan el apoyo indispensable y continuo de otra persona. Este es el gran dependiente.

¿Quién puede beneficiarse?
Podrá beneficiarse toda aquella persona que cumpla los siguientes requisitos establecidos en el art. 5 de la Ley:

a) Ser español
b) Residir en territorio nacional (al menos 5 años y siempre que los dos últimos sean anteriores a la fecha de solicitud)
c) Ser declarado “dependiente” por el órgano evaluador de la Comunidad Autónoma correspondiente.

¿Qué prestaciones ofrece la Ley a las personas dependientes?
Las personas que sean declaradas dependientes, podrán recibir (art.14):

a) Directamente servicios, prestados a través de la oferta pública de la Red de Servicios Sociales de las Comunidades Autónomas, mediante centros y servicios públicos o privados concertados.
b) De no ser posible, la atención mediante un servicio, se podrá recibir una prestación económica, de carácter periódico. Deberá estar vinculada a la adquisición de un servicio que se determine adecuado para las necesidades de la persona beneficiaria.
c) Con carácter excepcional, se podrá recibir una prestación económica para ser atendido por cuidadores no profesionales: familiares de la persona dependiente.

¿Cuáles son los servicios de la Ley para los dependientes?
El catálogo de servicios (art.15) incluye:

• Servicios de Prevención de las situaciones de dependencia
• Servicio de Teleasistencia
• Servicio de Ayuda a Domicilio
• Servicio de Centro de Día y noche
• Servicio de Atención Residencial

Estos servicios tienen unos costes elevados lo que hace necesario que las instituciones públicas tengan una estrecha y efectiva colaboración con los sistemas privados. En el ámbito privado destacan los seguros de dependencia, que son una solución aseguradora para garantizar el acceso a los servicios que necesitan los dependientes. Por ejemplo, La Mutua de Ingenieros de Catalunya tiene un producto asegurador para cubrir la dependencia. Concretamente, este seguro personal de dependencia consiste en el pago de una renta mensual vitalicia en el supuesto de que el asegurado quede en situación de dependencia, física o psíquica.

Continuar leyendo →

16Jun

¿Qué es la Previsión Social Complementaria?

admin
By , Mayo 26th, 2016 | Vida y bienestar del ingeniero, Vida y bienestar del ingeniero, Vida y bienestar del ingeniero | 0 Comentarios

La Previsión Social Complementaria es una parte de los sistemas de protección social. Estos sistemas son propios de aquellos países que cuentan con un modelo de Estado de Bienestar. Pero, ¿qué es exactamente un Estado de Bienestar? Es el grupo de políticas sociales destinadas a mantener un nivel determinado de vida y también, a buscar unos niveles de igualdad y justicia social. Estas políticas son proporcionadas tanto por organismos públicos como privados. En este modelo el sistema de la Seguridad Social es proporcionado desde organismos públicos mientras que desde instituciones privadas lo complementan con sistemas de previsión.

La sostenibilidad de los sistemas de previsión públicos está amenazada por el envejecimiento de la población. Ante esta situación los sistemas complementarios privados cobran protagonismo porque son la garantía de la sostenibilidad del Estado de Bienestar en su conjunto.

El sistema de Seguridad Social se basa en la fórmula del reparto con lo que estamos ante un esquema puramente piramidal: los jóvenes contribuyentes financian las pensiones de los jubilados actuales. El problema es cuando en el futuro la previsión de jóvenes contribuyentes es menor que la previsión de futuros jubilados. En este punto es cuando el sistema de reparto no garantiza el Estado de Bienestar. Ante esta realidad es fundamental que los sistemas públicos se complementen con sistemas privados.

El nuevo escenario socio económico requiere potenciar la Previsión Social Complementaria. La clave es alcanzar un adecuado equilibrio entre los sistemas públicos y los sistemas privados complementarios para garantizar los niveles de Estado de Bienestar actuales.

Esta evolución del Estado de Bienestar sienta las bases de la teoría de los tres pilares. Esta teoría diferencia tres pilares de previsión social. Los tres pilares son los siguientes:
– Primer pilar: Es el sistema público de previsión. Es el conocido como Seguridad Social.
– Segundo pilar: Es el constituido por los sistemas de previsión empresariales con carácter ocupacional o de empleo. Estos sistemas surgen en las empresas.
– Tercer pilar: Es el sistema de ahorro individual a largo plazo destinado a la pensión y jubilación privada y complementaria a los otros sistemas recogidos en los pilares anteriores.

La Previsión Social Complementaria lo integran los pilares segundo y tercero. A veces el segundo pilar es obligatorio en algunos países. En el ámbito empresarial se fomenta la capitalización individual o colectiva de sus trabajadores. Las aportaciones del segundo pilar son tanto de los propios trabajadores como de las empresas en las que trabajan.

El tercer pilar es netamente un sistema de capitalización individual que se concreta en un ahorro periódico y de largo plazo. Es habitual que este ahorro cuente con importantes beneficios fiscales con el objetivo de incentivarlo. Las principales características de este tercer pilar son las siguientes:
– Es un ahorro de carácter voluntario, ya que depende de la persona quien es la que decide cómo y cuánto ahorrar para su jubilación.
– Es un sistema complementario a los otros sistemas. En ningún caso sustituye a la Seguridad Social y a los sistemas de previsión empresarial.
– Es un sistema de capitalización individual. Es lo contrario al sistema de reparto de la Seguridad Social. Es un fondo propio que recuperará y se beneficiará en exclusiva el propio ahorrador.
– Es un sistema de carácter privado. El individuo escoge con qué organismo privado u organismos privados constituye su fondo de ahorro para la jubilación y tiene la posibilidad de cambiar de un organismo a otro durante su vida.

En resumen, la Previsión Social Complementaria se ha convertido en un instrumento vital para garantizar el nivel de vida de las personas en un Estado de Bienestar que está evolucionando profundamente a raíz de los cambios demográficos, sociales y económicos.

Continuar leyendo →

26May
Back to top

Mutua Valors

Mutua Valors