Tag Archives: la mutua de los ingenieros

Tecnología y deporte: una relación win-win

admin
By , Noviembre 15th, 2018 | Sin categoría | 0 Comentarios

Sin olvidar que lo esencial es un buen entrenamiento, la voluntad y la constancia, podríamos considerar a la tecnología como a un interesante aliado a tener en cuenta en el ámbito deportivo. Resultará ser una gran compañera en multitud de deportes, mejorando también nuestros registros y llegando a alcanzar metas que antes considerábamos imposibles.

 

Tecnología al servicio de la eficiencia deportiva

Superar objetivos, optimizar resultados y conseguir un alto rendimiento son algunas de las metas a las que aspiran entrenadores, deportistas y también patrocinadores. En los últimos años se ha demostrado que la tecnología permite aumentar factores como la eficacia y la eficiencia, factores que pueden otorgar una verdadera ventaja competitiva.

 

Wearable Technology

Junto a sensores y elementos biométricos, los atuendos tecnológicos permiten alcanzar unos niveles de control y medición antes impensables. Por ejemplo, existen chips para medir las constantes vitales en todo momento y cronometrar el tiempo. Además, con las impresoras 3D ya es posible analizar las proporciones corporales del futbolista o deportista para luego fabricar un wearable a medida, optimizando su movimiento y su rendimiento.

Carbono y nanotecnología

Con el tratamiento de los átomos de carbono se puede conseguir un material tan resistente como el acero y tan liviano como el porexpan. Dos elementos que otorgaron a Federer una resistencia y rigidez nunca vistas, pero que sacaron a flote un debate sobre la verdadera influencia de estos dispositivos en la victoria del deportista.

Desde entonces, la nanotecnología ha estado presente en trajes de natación repelentes al agua, pelotas de golf muy pesadas, raquetas de tenis e incluso prótesis para deportistas paralímpicos.

 

El sistema VAR

La tecnología  VAR, aplicada ya en la liga española de fútbol, ha conseguido cambiar las reglas del juego para siempre. Permite ver,  comprobar y optimizar el arbitraje para resolver cualquier conflicto que suceda en el campo de juego  que hasta el momento escapaba al ojo humano.

 

La robótica

La robótica olímpica o robótica competitiva es un deporte que existe desde el siglo pasado. Nació en Japón como una alternativa tecnológica a las milenarias peleas de Sumo haciendo que pequeños robots fueran colocados en un Tatami y activados por sus creadores cuando el árbitro daba la orden. Los robots disponen de sensores para buscarse alrededor del Tatami e intentar abatir a su contrincante.

Ahora, los androides ya se han expandido al mundo occidental creando nuevas disciplinas: carreras de robots, resolución de laberintos, futbol robótico, entre otras.

 

Inteligencia artificial aplicada al fútbol

El fútbol es el deporte que más ha sabido aprovechar las ventajas de la inteligencia artificial. Aun así, llama la atención que los equipos sigan destinando gran parte de su presupuesto en fichajes sin invertir lo suficiente en tecnología de rendimiento deportivo.

En Italia, en colaboración con el Consejo Nacional de Investigaciones, universidades de Pisa y Milán han desarrollado un algoritmo a partir de la inteligencia artificial que permite obtener información y variables de todo un equipo de jugadores y predecir los posibles daños musculares de cada jugador.

La metodología se gestó obteniendo datos durante toda la temporada y se cruzaron con el historial de lesiones de cada jugador. La respuesta del algoritmo dejó atónitos a los ingenieros, ya que los métodos tradicionales aciertan con una tasa del 4% mientras que su algoritmo acierta en un 50%.

Aumentar la previsión permite a los entrenadores tomar mejores decisiones y más personalizadas sobre los entrenamientos, los minutos de juego de un futbolista e, incluso, prevenir riesgos de sufrir futuras lesiones.

 

En La Mutua de los Ingenieros velamos por optimizar todos nuestros servicios, aplicando herramientas inteligentes en nuestros procesos de trabajo para optimizar el acompañamiento y asesoría a nuestros clientes, procurando que la toma de decisiones de los mismos sea siempre la más eficiente.

Continuar leyendo →

15Nov

El Blockchain, la oportunidad de reinventar el negocio del seguro

admin
By , Junio 26th, 2018 | Sin categoría | 0 Comentarios

El mercado de seguros ya no es un terreno exclusivo de las grandes compañías aseguradoras. Nuevos formatos de startups, como las Insurtech o las Fintech , están empezando a ganarse su propia cuota de mercado gracias a una nueva tecnología, el blockchain.

Para aquellos que no han oído nunca esta palabra -“cadena de bloques” en castellano- el blockchain es una tecnología que genera un registro digital, es decir un gigantesco libro de cuentas que se distribuye entre varios participantes llamados nodos.

¿Para qué sirve el blockchain?

Ante una transacción, sea del tipo que sea, se necesitan dos partes e intermediarios financieros -como los bancos-, que son en la actualidad una figura clave para el proceso de validación. El problema radica cuando estos bancos, que certifican quienes somos, se quedan nuestros datos, comercian con ellos e incluso, tenemos que cederles el control total sobre el proceso y pagar la comisión que nos piden.

Para cambiar esta situación, ingenieros informáticos proponen crear un libro de contabilidad en el que todos los participantes tengan una copia a tiempo real. De este modo, mediante el consenso, todo el mundo tiene la misma información. Al realizar una transacción, son los propios participantes quien tienen el control sobre el proceso, realizan la verificación, y finalmente aprueban la transacción; sin intermediarios de por medio.

Beneficios y retos

El blockchain aún tiene que afrontar muchos retos que están limitando su introducción. En primer lugar, la tecnología no está desarrollada al 100% ya que no puede manejar grandes volúmenes de transacciones lo suficientemente rápido. Además, debe replicar constantemente toda la información nueva que se genera (los nuevos bloques) en tiempo real y en todos los nodos de una red. Esto supone un espacio de almacenamiento muy grande y un gasto importante de energía.

En segundo lugar, es necesario una regulación y un cierto grado de supervisión. ¿Confiarías en un sistema no reglamentado donde no exista una entidad central que garantice la verificación de las transacciones?

Por el contrario, el blockchain no es la panacea pero puede solventar algunos problemas de los mercados mediante un incremento de transparencia, unos registros de auditorías inmutables y mayor eficiencia a través de procesos auto-ejecutables. De hecho, las palabras clave que podemos usar para describir los beneficios que nos aporta esta tecnología son:

  • Descentralizado: sin una autoridad central de referencia.
  • Seguro: uso de la encriptación para garantizar la privacidad de información de cada participante. Además, en el proceso, el blockchain primero verifica la identificación del usuario y luego se asegura que la información encriptada no se pueda modificar.
  • Incorruptible: dado que todo el mundo tiene la misma información, para poder modificarla, uno debería ser capaz de hackear cada uno de los registros individuales de todos los participantes de la red. Un auténtico quebradero de cabeza.

¿Qué novedades aporta en el mercado de seguros?

El blockchain surgió a raíz del uso del bitcoin aunque, en la actualidad, muchas empresas de seguros ya están incorporando esta tecnología e incluso lanzando nuevos productos basados en ella. De hecho, se puede incorporar en cualquier sector. En el mercado asegurador puede ofrecer muchas posibilidades:

Desintermediación: sin la necesidad de una autoridad central que valide los contratos de seguros y las transacciones, se puede eliminar los intermediarios para aquellos seguros poco complejos. Esto supondría una verificación automática de la identidad de las partes contratantes y una información verificada y compartida de forma simultánea, minimizando retrasos.

Contratos inteligentes: estos contratos implican una opción de auto-ejecución al producirse un siniestro, normalmente preestablecido con anterioridad. Además el hecho que  este tipo de contratos eliminan la necesidad de verificar el siniestro a través de un gestor permite la automatización.

Eficiencia en los procesos de gestión: con la automatización, las transacciones son registradas de forma descentralizada y comunicadas a través de la cadena de bloques. Por ello, la duplicación y las demoras se eliminan y se reducen costes de gestión.

Estos son tres ejemplos pero existen más. De hecho, las compañías aseguradoras están investigando todas las maneras posibles para incorporar el blockchain a sus servicios y productos. La transformación en el sector de los seguros es imparable.

Continuar leyendo →

26Jun

¿Qué es una mutualidad de seguros?

admin
By , Abril 17th, 2017 | Vida y bienestar del ingeniero, Vida y bienestar del ingeniero | 0 Comentarios

El mutualismo es un movimiento de ayuda mutua y sin ánimo de lucro entre personas que se unen por el bien de las dos partes. Entre sus objetivos destaca la obtención de servicios a precios asequibles para el colectivo que promueve esa entidad mutual. Además, las personas que promueven la mutualidad realizan aportaciones como socios para su capitalización. Los socios son propietarios de la mutualidad, participan en la administración de esta y, en el caso de que haya, reciben los beneficios empresariales que les corresponda.

A lo largo de la historia han aparecido numerosas organizaciones que recogen los valores del mutualismo. A partir de la Edad Media, las asociaciones mutualistas proliferan y su presencia se generaliza en la sociedad. Las guildas son una muestra del mutualismo en aquella época. Estas asociaciones, constituidas por comerciantes y mercaderes, tuvieron mucho éxito entre los siglos IX y XIV. Su funcionamiento se parecía al de los gremios de artesanos. Los montepíos o Montes de Piedad son otro movimiento mutualista a partir del siglo XV.

Las mutuas de seguros son un tipo de entidad mutual que se dedica principalmente a la actividad aseguradora. Actualmente son entidades aseguradoras supervisadas y reguladas por los organismos oficiales. Las mutuas de seguros se pueden clasificar por su actividad económica (seguros, en general; previsión social; etc.), por las características de sus mutualistas (con algún vínculo especial, como el lugar de residencia o la profesión desempeñada; o sin ningún tipo de vinculación), o por la prima abonada (variable o fija). Las principales características de una mutualidad de seguros son:
– Entidades sin ánimo de lucro
– Estructura personalista
– Condición del mutualista, inseparable a la del tomador del seguro.

La Mútua dels Enginyers, nacida en 1958 como recurso del Colegio de Ingenieros Industriales de Cataluña, es un claro ejemplo de este tipo de mutualidad de seguros. El origen de la entidad subyace en la necesidad de “organizar y desarrollar la previsión social entre sus colegiados”, tal como se recoge en sus estatutos. En el momento de su creación, la Seguridad Social no daba cobertura a los titulados superiores de ingeniería industrial (tampoco a arquitectos, abogados y médicos). Esa circunstancia permitió que la Mútua dels Enginyers sea a día de hoy una de las pocas mutualidades de previsión social con el atributo de alternatividad al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Gracias a esto, el colectivo de ingenieros industriales puede escoger entre la Mútua y el régimen de la Seguridad Social como sistemas de previsión profesional.

En Europa las mutualidades de seguros se agrupan en la AMICE (Asociación de Mutuas de Seguros y Cooperativas de Seguros en Europa). Esta organización, creada en enero de 2008, buscar defender el espíritu mutualista de las mutualidades y facilitar la colaboración entre las distintas entidades asociadas.

Actualmente, en la Unión Europa existen cerca de 2.700 aseguradoras que pertenecen al sector mutualista y cooperativo. Las mutualidades de seguros de la Unión Europea dan empleo a más de 400.000 profesionales y proporcionan cobertura a casi 400 millones de afiliados y asegurados.

Continuar leyendo →

17Abr

Más nos vale ser RESPONSABLES

admin
By , Enero 3rd, 2017 | Actualidad, Actualidad | 0 Comentarios

Podemos definir la responsabilidad como ‘la obligación de responder de nuestros actos y de reparar los daños causados a otros’. Quien comete esos actos deberá resarcir al perjudicado; por tanto, la responsabilidad tiene una finalidad reparadora.

Esta es la línea que ha seguido nuestro ordenamiento jurídico a la hora de definir la responsabilidad civil. Si la conducta que genera el daño está tipificada como delictiva en las leyes penales, hablamos de responsabilidad penal.

Así, si te dejas un grifo abierto e inundas el piso de tu vecino, puedes causar daños por miles de euros y se trataría de un acto ilícito civil. En cambio, el robo de un producto en una tienda, aunque fuera de poco valor, comportaría una acusación penal.

Para que un hecho dé lugar a una responsabilidad civil es necesario que concurran cuatro elementos:

Elements-rcp-cas

Clases de responsabilidad civil (RC). Fundamentos

RC objetiva y RC subjetiva

En la actualidad, lo que prevalece es el interés de indemnizar a las víctimas y, por tanto, se tiende a un concepto objetivo de responsabilidad. Esto significa que quien causa el daño debe demostrar que actuó correctamente. En el ámbito del derecho, este fundamento se denomina inversión de la carga de prueba.

En la responsabilidad civil subjetiva, el perjudicado debe demostrar que el responsable actuó sin el cuidado debido o de una forma negligente.

RC contractual y RC extracontractual

Si un ingeniero recibe el encargo de un cliente para que se ocupe del proyecto de la adecuación de una nave industrial para un fin determinado y se retrasa la finalización de los trabajos, la responsabilidad del ingeniero frente al propietario es contractual.

La RC extracontractual solo presupone un daño, con independencia de cualquier relación jurídica preexistente entre las partes.

Pueden existir puntos de coincidencia basados en el principio general de que quien causa un daño debe indemnizar al perjudicado, ya sea porque se produce por el incumplimiento de una obligación preestablecida o porque proviene de una culpa no referida a un vínculo contractual.

RC por hecho propio y RC por hecho ajeno

Pongamos por caso un instalador subcontratado por un promotor que, debido a una negligencia al montar una caldera, provoca una explosión en una vivienda. En este caso, el instalador debe asumir una RC por hecho propio y debe responder profesionalmente por los daños causados.

En cambio, un ejemplo de RC por hecho ajeno sería el de un padre, ya que es responsable de los daños causados por sus hijos mientras son menores de edad.

RC directa y RC subsidiaria

La RC directa es la que corresponde al autor del daño producido o a quien debe responder por determinadas personas. Si volvemos a los ejemplos anteriores, tanto el instalador de calderas como el padre serían responsables directos.

La RC subsidiaria es propia de los procedimientos penales en los que se declara como responsable directo a una persona (por ejemplo, el instalador) que en ese momento es insolvente para hacerse cargo de la indemnización a la que se le condena. En este caso, el promotor respondería por el causante del daño. En el ámbito de la justicia, como se ha comentado anteriormente, prevalece el interés del perjudicado.

RC solidaria y RC mancomunada

Según si incurre en responsabilidad más de una persona (al intervenir en la producción de daño).

Hablamos de RC solidaria cuando todos son responsables de toda la deuda. Por tanto, el perjudicado reclama toda la indemnización al que más le interesa (normalmente, el más solvente). Posteriormente, esa persona podrá reclamar a los otros deudores la parte que corresponda.

En la RC mancomunada, la propia sentencia determina una cuota, con la que debe responder cada uno de los implicados.

Continuar leyendo →

3Ene

¿Qué cubre un seguro de responsabilidad civil profesional?

admin
By , Enero 12th, 2015 | Empresas de ingeniería | 0 Comentarios

Cada vez somos más conscientes de que vivimos en una sociedad que cada vez está más tecnificada, más compleja. Los niveles de seguridad aumentan así como las responsabilidades en ciertos sectores profesionales. Todo ello obliga a una adaptación por parte de los seguros y una puesta al día de las coberturas para que respondan a esas necesidades que exige tanto la sociedad como la administración.

Además como sabemos las posibilidades y la conciencia de reclamación están a la orden del día y al alcance de todo el mundo.

En primer lugar definiremos en qué consiste la responsabilidad civil profesional. En términos generales es aquella que corresponde a una persona por los daños causados a una tercera persona a consecuencia de una acción o de una omisión culposa o negligente derivado de la prestación de un servicio propio del ejercicio de su actividad profesional (art. 1.902 C.C.).

¿Qué debe de cubrir un seguro de responsabilidad civil profesional?

La cobertura del seguro cubre la responsabilidad civil del asegurado en razón de:
– Negligencia u omisión profesional.
– Actos Profesionales Incorrectos.
– Etc…
La aseguradora debe garantizar el pago de las indemnizaciones en las que el asegurado pueda resultar civilmente responsable, de acuerdo con la ley, por daños corporales y materiales, así como por los perjuicios que de lo anterior se deriven.

Debe incluir también por los daños patrimoniales primarios ocasionados involuntariamente a terceros como consecuencia de actos negligentes, errores u omisiones profesionales que se deriven del ejercicio de la profesión, tal como lo regule la ley y las demás disposiciones legales posteriores, como también por la jurisprudencia establecida por este efecto.

Además la aseguradora ampliará la cobertura a los gastos de defensa y constitución de fianzas en causas penales, cuando la responsabilidad civil esté emparada por la póliza.

Por tanto las principales coberturas de un seguro de responsabilidad civil deben incluir:
– Daños Patrimoniales primarios
– Daños Personales derivados de un error profesional
– Daños Materiales derivados de un error profesional
– Perjuicios Consecuenciales
– Gastos de Defensa y Fianzas

Además podemos tener coberturas adicionales del seguro como:
– Inhabilitación profesional hasta 18.000€ aproximadamente.
– Deshonestidad de empleados hasta el sublímite establecido en las condiciones particulares.
– Protección de datos para sanciones leves.
– Liberación de gastos.

La Mutua de Ingenieros ayuda al colectivo de los ingenieros a protegerse y cumplir las normativas para cubrirles la responsabilidad en que puedan incurrir por los daños materiales, corporales y patrimoniales, así como los perjuicios consiguientes, que ocasionen involuntariamente a terceros con motivos de actos de negligencia, errores u omisiones profesionales, en su calidad de ingenieros.

Continuar leyendo →

12Ene
Back to top

Mutua Valors

Mutua Valors