Tag Archives: seguro de responsabilidad civil

Más nos vale ser RESPONSABLES

admin
By , Enero 3rd, 2017 | Actualidad | 0 Comentarios

Podemos definir la responsabilidad como ‘la obligación de responder de nuestros actos y de reparar los daños causados a otros’. Quien comete esos actos deberá resarcir al perjudicado; por tanto, la responsabilidad tiene una finalidad reparadora.

Esta es la línea que ha seguido nuestro ordenamiento jurídico a la hora de definir la responsabilidad civil. Si la conducta que genera el daño está tipificada como delictiva en las leyes penales, hablamos de responsabilidad penal.

Así, si te dejas un grifo abierto e inundas el piso de tu vecino, puedes causar daños por miles de euros y se trataría de un acto ilícito civil. En cambio, el robo de un producto en una tienda, aunque fuera de poco valor, comportaría una acusación penal.

Para que un hecho dé lugar a una responsabilidad civil es necesario que concurran cuatro elementos:

Elements-rcp-cas

Clases de responsabilidad civil (RC). Fundamentos

RC objetiva y RC subjetiva

En la actualidad, lo que prevalece es el interés de indemnizar a las víctimas y, por tanto, se tiende a un concepto objetivo de responsabilidad. Esto significa que quien causa el daño debe demostrar que actuó correctamente. En el ámbito del derecho, este fundamento se denomina inversión de la carga de prueba.

En la responsabilidad civil subjetiva, el perjudicado debe demostrar que el responsable actuó sin el cuidado debido o de una forma negligente.

RC contractual y RC extracontractual

Si un ingeniero recibe el encargo de un cliente para que se ocupe del proyecto de la adecuación de una nave industrial para un fin determinado y se retrasa la finalización de los trabajos, la responsabilidad del ingeniero frente al propietario es contractual.

La RC extracontractual solo presupone un daño, con independencia de cualquier relación jurídica preexistente entre las partes.

Pueden existir puntos de coincidencia basados en el principio general de que quien causa un daño debe indemnizar al perjudicado, ya sea porque se produce por el incumplimiento de una obligación preestablecida o porque proviene de una culpa no referida a un vínculo contractual.

RC por hecho propio y RC por hecho ajeno

Pongamos por caso un instalador subcontratado por un promotor que, debido a una negligencia al montar una caldera, provoca una explosión en una vivienda. En este caso, el instalador debe asumir una RC por hecho propio y debe responder profesionalmente por los daños causados.

En cambio, un ejemplo de RC por hecho ajeno sería el de un padre, ya que es responsable de los daños causados por sus hijos mientras son menores de edad.

RC directa y RC subsidiaria

La RC directa es la que corresponde al autor del daño producido o a quien debe responder por determinadas personas. Si volvemos a los ejemplos anteriores, tanto el instalador de calderas como el padre serían responsables directos.

La RC subsidiaria es propia de los procedimientos penales en los que se declara como responsable directo a una persona (por ejemplo, el instalador) que en ese momento es insolvente para hacerse cargo de la indemnización a la que se le condena. En este caso, el promotor respondería por el causante del daño. En el ámbito de la justicia, como se ha comentado anteriormente, prevalece el interés del perjudicado.

RC solidaria y RC mancomunada

Según si incurre en responsabilidad más de una persona (al intervenir en la producción de daño).

Hablamos de RC solidaria cuando todos son responsables de toda la deuda. Por tanto, el perjudicado reclama toda la indemnización al que más le interesa (normalmente, el más solvente). Posteriormente, esa persona podrá reclamar a los otros deudores la parte que corresponda.

En la RC mancomunada, la propia sentencia determina una cuota, con la que debe responder cada uno de los implicados.

Continuar leyendo →

3Ene

¿Qué cubre un seguro de responsabilidad civil profesional?

admin
By , Enero 12th, 2015 | Sin categoría | 0 Comentarios

Cada vez somos más conscientes de que vivimos en una sociedad que cada vez está más tecnificada, más compleja. Los niveles de seguridad aumentan así como las responsabilidades en ciertos sectores profesionales. Todo ello obliga a una adaptación por parte de los seguros y una puesta al día de las coberturas para que respondan a esas necesidades que exige tanto la sociedad como la administración.

Además como sabemos las posibilidades y la conciencia de reclamación están a la orden del día y al alcance de todo el mundo.

En primer lugar definiremos en qué consiste la responsabilidad civil profesional. En términos generales es aquella que corresponde a una persona por los daños causados a una tercera persona a consecuencia de una acción o de una omisión culposa o negligente derivado de la prestación de un servicio propio del ejercicio de su actividad profesional (art. 1.902 C.C.).

¿Qué debe de cubrir un seguro de responsabilidad civil profesional?

La cobertura del seguro cubre la responsabilidad civil del asegurado en razón de:
– Negligencia u omisión profesional.
– Actos Profesionales Incorrectos.
– Etc…
La aseguradora debe garantizar el pago de las indemnizaciones en las que el asegurado pueda resultar civilmente responsable, de acuerdo con la ley, por daños corporales y materiales, así como por los perjuicios que de lo anterior se deriven.

Debe incluir también por los daños patrimoniales primarios ocasionados involuntariamente a terceros como consecuencia de actos negligentes, errores u omisiones profesionales que se deriven del ejercicio de la profesión, tal como lo regule la ley y las demás disposiciones legales posteriores, como también por la jurisprudencia establecida por este efecto.

Además la aseguradora ampliará la cobertura a los gastos de defensa y constitución de fianzas en causas penales, cuando la responsabilidad civil esté emparada por la póliza.

Por tanto las principales coberturas de un seguro de responsabilidad civil deben incluir:
– Daños Patrimoniales primarios
– Daños Personales derivados de un error profesional
– Daños Materiales derivados de un error profesional
– Perjuicios Consecuenciales
– Gastos de Defensa y Fianzas

Además podemos tener coberturas adicionales del seguro como:
– Inhabilitación profesional hasta 18.000€ aproximadamente.
– Deshonestidad de empleados hasta el sublímite establecido en las condiciones particulares.
– Protección de datos para sanciones leves.
– Liberación de gastos.

La Mutua de Ingenieros ayuda al colectivo de los ingenieros a protegerse y cumplir las normativas para cubrirles la responsabilidad en que puedan incurrir por los daños materiales, corporales y patrimoniales, así como los perjuicios consiguientes, que ocasionen involuntariamente a terceros con motivos de actos de negligencia, errores u omisiones profesionales, en su calidad de ingenieros.

Continuar leyendo →

12Ene

Las Sociedades Profesionales y los seguros de responsabilidad civil

admin
By , Octubre 30th, 2014 | Empresas de ingeniería, Empresas de ingeniería | 0 Comentarios

¿Qué son las Sociedades Profesionales? Las Sociedades Profesionales son aquellas que se crean con el objeto de prestar servicios profesionales para los que se necesitan una titulación universitaria oficial o una titulación profesional para cuyo ejercicio sea necesario acreditar una titulación universitaria oficial y su inscripción en el correspondiente Colegio Profesional.

 

La explicación a la situación actual se recoge muy bien en la exposición de motivos de la Ley 2/2007 de 15 de marzo de Sociedades Profesionales,

“La evolución de las actividades profesionales ha dado lugar a que la actuación aislada del profesional se vea sustituida por una labor de equipo que tiene su origen en la creciente complejidad de estas actividades y en las ventajas que derivan de la especialización y división del trabajo.
Así, las organizaciones colectivas que operan en el ámbito de los servicios profesionales han ido adquiriendo una creciente difusión, escala y complejidad, con acusada tendencia en tiempos recientes a organizar el ejercicio de las profesiones colegiadas por medio de sociedades.”

Esta Ley se modificó a través de la Ley 25/2009, de 22 de diciembre:
En concreto:
Artículo 4 Composición
1. Son socios profesionales:
a) Las personas físicas que reúnan los requisitos exigidos para el ejercicio de la actividad profesional que constituye el objeto social y que la ejerzan en el seno de la misma.

b) Las Sociedades Profesionales debidamente inscritas en los respectivos Colegios Profesionales que, constituidas con arreglo a lo dispuesto en la presente Ley, participen en otra Sociedad Profesional.
2. Como mínimo, la mayoría del capital y de los derechos de voto, o la mayoría del patrimonio social y del número de socios en las sociedades no capitalistas, habrán de pertenecer a socios profesionales.
3 Igualmente habrán de ser socios profesionales como mínimo la mitad más uno de los miembros de los órganos de administración, en su caso, de las Sociedades Profesionales. Si el órgano de administración fuere unipersonal, o si existieran consejeros delegados, dichas funciones habrán de ser desempeñadas necesariamente por un socio profesional. En todo caso, las decisiones de los órganos de administración colegiados requerirán el voto favorable de la mayoría de socios profesionales, con independencia del número de miembros concurrentes.
4. No podrán ser socios profesionales las personas en las que concurra causa de incompatibilidad para el ejercicio de la profesión o profesiones que constituyan el objeto social, ni aquellas que se encuentren inhabilitadas para dicho ejercicio en virtud de resolución judicial o corporativa.
5. Estos requisitos deberán cumplirse a lo largo de toda la vida de la Sociedad Profesional, constituyendo causa de disolución obligatoria su incumplimiento sobrevenido, a no ser que la situación se regularice en el plazo máximo de seis meses contados desde el momento en que se produjo el incumplimiento.
6. Los socios profesionales únicamente podrán otorgar su representación a otros socios profesionales para actuar en el seno de los órganos sociales.

Así, las principales características de las Sociedades Profesionales son:

• Tiene por objeto el ejercicio en común de una actividad profesional.
• Requiere titulación universitaria e inscripción en el correspondiente Colegio Profesional.
• Los derechos y obligaciones de la actividad: se atribuyen a la sociedad.
• La sociedad es la titular de la relación jurídica con el cliente.
• Existe la posibilidad de socios profesionales y no profesionales.
• Más de la mitad del capital deben pertenecer a socios profesionales.
• Más de la mitad de los miembros de los órganos de administración deben ser socios profesionales.
• Prohibición de ser socio: inhabilitados para el ejercicio de la profesión y aquellos en los que concurra causa de incompatibilidad.

Un punto muy importante a tener en cuenta es el aseguramiento y la gestión de riesgos en las sociedades profesionales. La responsabilidad profesional puede exigirse tanto a la empresa como a todos los profesionales que prestan sus servicios o participen en un trabajo o proyecto determinado. Con carácter general, las reclamaciones se dirigen indiscriminadamente frente a todos los componentes del equipo, servicio o proyecto realizado. Podemos resumir en el ámbito de la responsabilidad en las sociedades profesionales:

• En lo referente a la responsabilidad disciplinaria tanto los profesionales de la Sociedad Profesional como la propia Sociedad Profesional deben desarrollar la actividad con arreglo al régimen deontológico disciplinario propio de la actividad profesional.
• En lo referente a la responsabilidad patrimonial para el principio general: de las deudas sociales responda la sociedad. Los socios responderán según la concreta “forma social”. La excepción: de las deudas sociales que se deriven de los actos profesionales responderán solidariamente: la Sociedad Profesional y el profesional que haya actuado, sea o no socios.
Obligación de estipular un seguro para la Sociedad Profesional que cubra la responsabilidad del ejercicio profesional. En la escritura de constitución deberá reseñarse la compañía aseguradora y el número de póliza.
La División Empresas y Colectivos de la Mutua de Ingenieros cuenta con el apoyo de las compañías de seguros más sólidas y ofrece asesoramiento profesional exclusivo sobre todos aquellos seguros relacionados con las Sociedades Profesionales, de forma que pueda encontrar la cobertura idónea para cada tipo de riesgo con las condiciones más favorables.

Continuar leyendo →

30Oct
Back to top

Mutua Valors

Mutua Valors