seguro de vida

El seguro de vida: ese gran desconocido

Aunque cueste dar el paso y realizar las gestiones pertinentes, tenerlo todo bien cubierto produce una sensación de tranquilidad y de alivio. Aunque podamos parecer fatalistas, debemos ser conscientes de que en cualquier momento la vida puede dar un vuelco, dejando a su paso una situación comprometida para nuestros familiares.

El remedio a esta incertidumbre recae básicamente en el contrato de un seguro de vida, tal y como afirman los expertos. El dilema surge cuando debemos elegir la mejor opción para nosotros ante un amplio abanico de modalidades de seguro de vida.

Un seguro a tu medida

La mayoría de las personas asociamos el seguro de vida a una cobertura que contratamos para que, en caso de fallecimiento,  los familiares o beneficiarios reciban un capital asegurado. Lo que en general se desconoce son las múltiples variedades y modalidades de seguro de vida que existen.

Podríamos agrupar los seguros de vida en dos grandes grupos:

  • Vida-Riesgo

Aseguran un capital o una renta en caso de fallecimiento del asegurado, garantizándose a los beneficiarios designados en la póliza el pago de la prestación pactada si el asegurado fallece antes de que finalice el contrato. Si el asegurado vive al vencimiento del contrato, éste se da por finalizado sin ninguna contraprestación por la entidad aseguradora.

A este tipo de seguros también se les pueden añadir otras coberturas como el pago por invalidez permanente y absoluta del asegurado que le impide mantener su aportación económica al núcleo familiar.

La prima de este seguro es anual y se calcula en función de la edad del asegurado y del capital que elige para cubrir su riesgo de fallecimiento. Muchas aseguradoras optan por solicitar un informe médico, especialmente al contratar seguros de cuantías elevadas.

seguro vida-ahorro

  • Vida-Ahorro

Si el asegurado vive al finalizar el contrato (suele coincidir con la figura del tomador o subscriptor), se le garantiza el pago de la prestación pactada. En caso de fallecimiento, la entidad aseguradora realiza el pago a la persona o personas designadas como beneficiarios en caso de fallecimiento.

Con este producto, el tomador conoce exactamente cuál es su capital asegurado y su rentabilidad para cada periodo temporal que establezca la entidad aseguradora. Una tipología específica de los seguros de vida-ahorro son los seguros Unit Linked, en los que a diferencia de los seguros de vida-ahorro estándar, el cliente soporta un riesgo de inversión. Las aportaciones realizadas a este tipo de seguros suelen ir destinadas a fondos de inversión, cestas de fondos de inversión, aunque también existen Unit Linked en el mercado que permiten las aportaciones a depósitos bancarios, carteras de títulos de renta fija, o incluso a productos estructurados.

En el seguro de vida-ahorro tiene especial relevancia el ventajoso tratamiento fiscal, y además, es un producto ideal para complementar nuestra pensión pública de jubilación, cada vez más incierta, debido a las dudas sobre la sostenibilidad del sistema público de pensiones. Por ello, es un tipo de producto recomendable para planificar un ahorro a medio o largo plazo.

seguro vida-ahorro

¿Qué modalidad de seguro de vida me conviene?

Cada seguro de vida tiene sus peculiaridades así como sus ventajas y desventajas. Por ello, antes de contratar uno u otro, hay que tener en cuenta qué intención tenemos y qué queremos conseguir.

En primer lugar, existen diferencias en las figuras jurídicas que intervienen en el contrato. En el caso de un seguro de vida-ahorro (o seguro de supervivencia), las 3 figuras que intervienen (tomador, asegurado y beneficiario) son habitualmente una misma persona mientras que en un seguro de vida-riesgo (o de fallecimiento) el tomador y el asegurado suelen ser la misma persona, aunque obviamente con distinto beneficiario en caso de fallecimiento del asegurado, habitualmente un familiar.

En segundo lugar, con un seguro de vida-riesgo garantizamos un capital desde el primer momento si se da la causa por la que se contrata el seguro (fallecimiento del asegurado). En cambio, no podemos rescatar las primas satisfechas ni a corto ni a medio plazo. Por el contrario, con un seguro de vida-ahorro generalmente podemos rescatar parcialmente o totalmente nuestra inversión en todo momento.

La recomendación de la Mutua

Nuestros profesionales expertos de la Mutua de los Ingenieros  recomiendan contratar el seguro de vida-ahorro en el caso de desear constituir un ahorro a medio y  largo plazo, con la posibilidad de rescatar las primas y las aportaciones extraordinarias.

Por el contrario, se recomienda el seguro de vida-riesgo para aquellas personas a las que les interesa que su familia cuente, desde el mismo momento de la contratación, con una cobertura económica suficiente para hacer frente a las consecuencias de la falta de ingresos derivadas del fallecimiento.

También te puede interesar ...

¿Qué es un PPA?

Actualmente ya son muchas las personas las que intentan ahorrar todo lo posible para su jubilación. Existen varias fórmulas para ahorrar para la pensión y

Las Smart Cities

¿Qué son las Smart Cities? Las Smart Cities, también denominadas ciudades inteligentes, se pueden definir como aquellas ciudades en las que se aplican las nuevas