Siete consejos para que el verano sea una inversión en lugar de un gasto

Nos encontramos en plena temporada de verano y, en consecuencia, nos gusta pasar más tiempo fuera de casa, compartir tiempo con la familia y disfrutar de un ambiente de desconexión. Con todo, las vacaciones pueden sacudir nuestros bolsillos si no optamos por el consumo responsable del ocio, el agua o la electricidad, entre otros.

Con los consejos que te damos a continuación, te aseguramos que es posible ahorrar también en verano.

 

Los consejos de ahorro más veraniegos de la Mutua

Es imposible reducir costes si no nos esforzamos en organizarnos y en adoptar las medidas necesarias a fin de conservar parte de nuestros ahorros. El presupuesto final de un viaje supone la suma de muchos factores que, a menudo, no queremos reducir cuando hemos estado trabajando todo el año para disfrutar, precisamente, de un verano con todas las comodidades y privilegios.

En este blog os revelamos algunos tips que os ayudarán a ahorrar durante los meses de verano sin tener que renunciar a nada, optimizando la gestión de vuestro presupuesto durante este periodo.

1. Reduce el consumo energético de casa. La subida de las temperaturas implica que empecemos a hacer uso (y abuso) de los aparatos de aire acondicionado durante buena parte del día. Si lo que queremos es adoptar unas pautas de consumo responsable y que se vean reflejadas a nuestras facturas eléctricas, os recomendamos situar el termostato entre 24 y 25 grados. ¿Sabías que por cada grado que bajamos del aire acondicionado aumentamos el coste energético en un 8%?

2. Aprovecha al máximo las horas de sol. Gracias a que disfrutamos de más horas de sol, en verano no hace falta que recorramos tanto a la luz artificial y así reduciremos gran parte del consumo total.

3. Súmate a la moda de los ventiladores. Son cada vez más familias las que optan por instalar un ventilador de techo en sus hogares, puesto que favorecen la bajada de la temperatura ambiente (hasta 5 grados menos) y tienen un consumo energético muy bajo.

4. Disminuye el gasto del agua. Con este bochorno y las altas temperaturas que llegan hasta muy entrada la noche, las duchas son más constantes y las facturas del agua más altas. Si queréis reducirlas, os recomendamos no superar los 5 minutos por ducha y cerrar el agua mientras os enjabonáis. Sólo con esto, ahorraréis hasta un total de 30 litros por ducha.

5. Haz uso de la crema y las gafas de sol. Es importantísimo protegernos de los rayos del sol que, cada año, son más perjudiciales para nuestra salud. Os recomendamos adoptar todas las medidas de prevención posibles para poder ahorrar, a la larga, muchos tratamientos y daños irreparables.

6. Contrólate en las rebajas. Es habitual aprovechar la bajada de precios de muchos artículos (sobre todo de moda) durante las rebajas de verano y renovar el fondo de armario. Os recomendamos que primero deis un vistazo a toda la ropa que tenéis olvidada en el armario de temporadas anteriores, y hagáis una lista de lo que necesitéis. De este modo, evitaréis algunas compras por impulso.

7. El alojamiento. Cuando viajamos en vacaciones, el alojamiento supone buena parte del presupuesto de nuestro viaje. Os recomendamos cambiar los hoteles por las casas familiares, los apartamentos o las opciones que ofrece Airbnb como alternativas más económicas y con las cuales no tendréis que renunciar a ninguna comodidad.

Esperamos que, siguiendo estos consejos, podáis ahorrar buena parte del gasto habitual en temporada estival, sin escatimar en privilegios.

¡Felices vacaciones!

También te puede interesar ...