Los robots sociales llegan a las empresas

¿Qué es un robot social? Un robot social es un robot autónomo que interactúa y se comunica con los seres humanos u otros agentes físicos autónomos siguiendo comportamientos sociales y reglas vinculadas a su papel. Esta definición sugiere que un robot social debe tener una encarnación física (los caracteres de la pantalla estarían excluidos). Recientemente, se han desarrollado robots que utilizan una pantalla para mostrar la cabeza del mismo. Tal máquina está en la frontera de ser un robot. Si el cuerpo sólo funciona como un soporte para la pantalla, el sistema no puede ser considerado un robot. Pero si el robot tiene algunas capacidades físicas del motor y del sensor, entonces podría considerarse un robot. Este tipo de robots han sido los protagonistas de la reciente feria Global Robot Expo. De hecho, 2017 puede ser el inicio de la expansión y éxito de los robots sociales en el ámbito empresarial. Para adelantarse a este crecimiento, diversas universidades se han unido en el consorcio RoboCity3000 para promover la investigación y la tecnología en numerosas aplicaciones robóticas centradas en la persona de áreas metropolitanas y del campo.

En el mundo empresarial ha despertado un gran interés la incorporación de robots sociales en distintas actividades y procesos. Un buen ejemplo es el robot Pepper.

¿Quién es Pepper? Pepper es un robot social desarrollado en Francia y que forma parte del conglomerado japonés Softbank. Se trata de un robot con forma humana. Es bondadoso, entrañable y sorprendente. El objetivo de su diseño ha sido que sea un compañero cotidiano genuino, cuya calidad número uno es su capacidad de percibir emociones. Pepper es el primer robot humanoide capaz de reconocer las principales emociones humanas y con la capacidad de adaptar su comportamiento al estado de ánimo de su interlocutor.

Hasta la fecha, más de 140 oficinas de SoftBank Mobile en Japón están usando Pepper para dar la bienvenida, informar y divertir a sus clientes. Pepper también se convirtió recientemente en el primer robot humanoide que se adoptó en los hogares japoneses.

Por ahora no están diseñados para el trabajo físico. Actualmente su principal actividad está enfocada hacia la interacción con los clientes de una manera que les resulte atractiva. El potencial de los robots humanoides es muy importante.

Este robot tiene unas características que hacen que sea ideal en entornos relacionados con la atención al público. Estas son algunas de las funciones que puede realizar:

  • Atrae la atención de los clientes
  • Presenta productos y explica sus características.
  • Proporciona datos al cliente sobre ubicaciones y servicios.
  • Escanea cupones, tarjetas, códigos QR, EAN, etc.
  • Conectarse y compartir datos con CRM, ERP, tienda on-line, web corporativa…

¿Cuánto cuesta este robot? Algunas webs de robótica publican precios orientativos en torno a los 20.000 euros. Estas mismas webs especifican que su uso es empresarial y científico.
Sin duda, el futuro próximo en el mundo de la empresa contará con nuevos empleados (esta vez en forma de robots sociales).

También te puede interesar ...

La digitalización de los coches

El salto cuantitativo y cualitativo que ha supuesto el desarrollo de las nuevas tecnologías también se ha dejado notar en la industria automovilística. Los avances