La garantía de un futuro para mis hijos

Ya lo decía el emperador romano Marco Aurelio: “La tranquilidad perfecta consiste en el buen orden de la mente, en tu propio reino”. Y es que cuando tenemos todos nuestros asuntos resueltos es fácil que la calma se instale en nuestra vida. La seguridad que aporta el hecho de tener garantizado todo aquello que nos preocupa libera espacio a nuestra mente y nos permite respirar con libertad.

Una de las principales inquietudes que tiene el ser humano es poder garantizar la calidad de vida del núcleo familiar, especialmente de los hijos y las hijas. Y no basta con satisfacer las necesidades básicas como la alimentación o el afecto; en el mundo occidental, los estudios y la educación se convierten en una de las principales preocupaciones. Así pues, ofrecer una buena educación y unos estudios de calidad es una de las máximas responsabilidades, e incluso deberes, que tienen los padres de hoy en día.

El futuro de los hijos

El gasto por familia que se dedica en España a la educación dependerá de la comunidad autónoma, ya que, según la ley, es un asunto de competencia autonómica.

Para los estudiantes de educación infantil de la educación pública el coste de los libros de texto para el curso 2018-2019 osciló, según un estudio elaborado por el comparador bancario español iAhorro, entre los 61,32 euros que se pagaron en la Comunidad Valenciana y los 90,33 euros para los alumnos gallegos. En Asturias, las familias de alumnos de entre 3 i 6 años pagaron por sus libros 64,33 euros; en Extremadura, 65,33 euros; en Madrid, 65,32 euros; en Andalucía, 89,23 euros, y en Cataluña, 79,22 euros.

Ahora bien, hemos hablado de centros públicos y de educación infantil, la etapa escolar que requiere menos material, pero este porcentaje varía notablemente cuando se trata de centros educativos concertados o privados, y a medida que los niños y niñas van pasando de curso, las cifras aumentan. También, además del material escolar, los centros educativos (ya sean públicos, concertados o privados) ofrecen una serie de servicios, como por ejemplo el de comedor, transporte, acogida o actividades extraescolares diversas, entre otros. Todo esto tiene un coste que se tiene que sumar al de los libros y al de la matrícula (esta última en el caso de las escuelas concertadas y privadas). Los servicios de comedor y transporte son los más solicitados; según la última Encuesta de Financiación y Gastos de la Educación Privada realizada por el Instituto Nacional de Estadística en 2015, el coste del comedor por curso era de 998 euros para las escuelas concertadas y de 1.036 para las no concertadas. El precio del transporte también por curso, y en el mismo orden, era de 657 y 1.063 euros.

Si nos situamos en el otro extremo de la balanza y observamos datos para la educación secundaria en centros privados, los precios fueron más elevados. En Murcia fue donde más se pagó, hasta 293 euros, 290 en Cataluña o 289 en el País Vasco. En Andalucía y Navarra fue donde menos se pagó, con un coste de 228 y 234 euros, respectivamente.

Finalizada la educación obligatoria, toca escoger qué se quiere estudiar. ¿Bachillerato? ¿Una carrera universitaria? ¿Un grado medio seguido de un grado superior? ¿Un FP? Los precios, de nuevo, varían según la comunidad autónoma donde se resida y el tipo de centro al que hayamos adscrito a nuestra hija o a nuestro hijo. Los estudios universitarios, los más cursados en España, también pueden ser públicos, concertados o privados, y de la misma manera que la educación obligatoria, varían según la comunidad autónoma.

El precio de los estudios se determina por créditos, y podemos encontrar que durante el curso 2017-2018 había comunidades como Andalucía, donde el precio por crédito era de 12,62 euros, o Cataluña, donde era de 39,53. En el resto de comunidades autónomas, los precios oscilaban entre los 13,93 euros (Galicia) y los 30,25 euros (Castilla y León). España es, junto con el Reino Unido, Irlanda y Holanda, uno de los países con las tasas universitarias más caras, llegando a pagar una media de 1.100 euros por grado.

La incertidumbre aparece cuando nos paramos un momento a pensar y nos surge el temor de si nos pasa algo, ¿Cómo podremos hacer frente al pago de sus estudios y garantizarles un futuro?

Renda de estudios

En La Mutua de los Ingenieros nos preocupa lo que a ti te preocupa, y por este motivo, te ayudamos a garantizar el futuro de tus hijos con el seguro Renda de Estudios, que consiste en el pago de una renda mensual a cada hijo asegurado, en caso de invalidez absoluta, permanente o muerte, con tal de que tus hijos puedan continuar con sus estudios. El periodo de pago de la pensión empieza cuando tiene lugar el siniestro, y acaba cuando el hijo llega a la edad final que se ha fijado en el contrato, que como máximo puede ser de 28 años. Podéis encontrar más información sobre este seguro aquí.

¡Porque nuestra tranquilidad y la de los nuestros no tiene precio!

También te puede interesar ...