Asegura lo que más valor tiene

La dependencia es la necesidad de ayuda que tiene una persona para realizar las actividades básicas de la vida diaria, derivada de la edad, la enfermedad y/o la discapacidad, y ligada a la falta o la pérdida de autonomía física, mental, intelectual o sensorial.

El 31 de marzo de 2019 había 170.555 personas en Cataluña que tenían reconocido el derecho a la prestación de dependencia, según datos del Departament de Treball, Afers Socials i Famílies. De este total, 43.267 personas tienen el grado 1 de dependencia, 72.597 el grado 2 y 54.691 el grado 3. A estas cifras se suma que en el primer trimestre de este año, se han registrado 8.365 solicitudes iniciales de valoración del grado de dependencia y 11.199 peticiones de revisión de la valoración.

Grados de dependencia

Según la necesidad de ayuda que tiene una persona para realizar las actividades básicas de la vida diaria, a partir del baremo de valoración de la dependencia (BVD) se establecen tres grados de dependencia:

  • Grado I: Se considera que una persona tiene un grado de dependencia moderada cuando necesita ayuda para realizar diversas actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal.
  • Grado II: Se considera que una persona tiene un grado de dependencia severa cuando necesita ayuda para varias actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces al día, pero no requiere la presencia permanente de una persona cuidadora o tiene necesidades de apoyo extensa para su autonomía personal.
  • Grado III: Se considera que una persona tiene una gran dependencia cuando necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria varias veces al día y, por su pérdida total de autonomía mental y/o física, necesita la presencia indispensable y continua de otra persona para que le ayude en su autonomía personal.
Existen tres grados de dependencia, valorados de menos a más atención.

El proceso para obtener una ayuda

El proceso para que a una persona le sea reconocida la dependencia y se le asigne una prestación es largo. En primer lugar, hay un plazo medio de tres meses para que el solicitante entre en la primera fase del circuito asistencial, es decir, la primera valoración donde un/a asistente social determina cuál es el nivel de dependencia de la persona. Una vez ha finalizado este proceso, durante los próximos seis meses se obtendrá el programa individualizado de atención (PIA), en el que se recoge el recurso asistencial más adecuado para cada dependiente, el abanico de opciones va desde un centro de día hasta una plaza residencial o un cuidador no profesional.

En los casos de personas con una dependencia de grado 3, sólo hay dos posibles opciones para que tenga una buena calidad de vida: tener un/a cuidador/a en casa durante las 24 horas del día los 7 días de la semana o pasar a vivir en una residencia. El coste económico de la primera opción variará dependiendo de las condiciones salariales acordadas. De lo que sí tenemos datos es de la segunda opción. Catalunya es la tercera comunidad con menos plazas de residencias públicas, por detrás de Cantabria y Valencia. Representan tan sólo el 20% del total. Y además, el 80% de plazas privadas para la atención de personas mayores son de las más caras del Estado. Una residencia de media cuesta 2.013,94 euros por persona (IVA incluido). Unos costes muy elevados para personas que tienen una pensión de 1.000 euros o menos al mes (la pensión media en Cataluña en 2018 fue de 1.008 euros en 2018, según los datos publicados por el Idescat).

Esto, desemboca a que en muchos casos se opte por quedarse en casa debido a la dificultad de poder asumir los costes que supone una residencia privada y son los propios familiares de la persona dependiente quienes se hacen cargo de su cuidado y de ayudarle en su día a día.

Seguro para dependencia severa y seguro para gran dependencia

Para evitar que los familiares tengan que asumir este rol, La Mutua de los Ingenieros ofrece un seguro para dependencia severa dirigida a las personas con una dependencia de grado 2. Este seguro consiste en el abono de una renta mensual temporal con una duración de 60 mensualidades en caso de que la persona asegurada se encuentre en situación de dependencia severa. Puedes hacer una simulación de primas aquí.

Para casos de gran dependencia, es decir, correspondiente a una dependencia de grado 3, ofrecemos otro seguro que consiste en el pago de una renta mensual vitalicia en caso de que la persona asegurada quede en situación de dependencia, física o psíquica. En este enlace, puedes hacer una simulación de primas.

También te puede interesar ...

autònoms

Las alternativas de los autónomos al RETA

Los últimos datos del ministerio de Trabajo arrojan una cifra de 3.258.612 autónomos en el mercado español durante el mes de octubre de 2018, lo que supone un aumento del 1,27% sobre el mismo mes del año pasado.