Nikola Tesla: ingeniero y visionario

Nikola Tesla (Croacia 1856-Nueva York, 1943) fue un físico, matemático, ingeniero electricista e inventor norteamericano de origen serbio. Es una figura fundamental en la historia del progreso.

Nikola Tesla es considerado por muchos estudiosos como un genio inventor a la sombra de otros inventores. Esto es así ya que sus méritos le fueron atribuidos a otros científicos más conocidos como son Edison y Marconi.

Por ejemplo Marconi, quien utilizó diecisiete patentes de Nikola para su primera retransmisión en 1901, atribuyéndose el mérito sin citar a Tesla. La Corte Internacional en el año 1943 subsanó este hurto, pero aún hoy la cultura popular reconoce a Marconi como inventor de la radio.

Con el tiempo Nikola Tesla va recuperando el lugar que de verdad se merece en la historia. Pero seguramente nos hayamos preguntado, ¿por qué tanto interés en querer eliminar a Tesla? Dos son los motivos principales:

  • Nikola Tesla nunca quiso enviar artículos de información a la comunidad académica, de forma que se ganó la enemistad con ellos.
  • El Objetivo de Tesla era poder obtener energía de forma gratuita para todo el mundo y que pudiese ser enviada de forma inalámbrica. Por lo tanto esta idea chocaba directamente con las aspiraciones del poder económico.

Para muchos es el más grande inventor del siglo pasado, ya que gracias a Tesla la electricidad llega hoy a millones de hogares.

Nikola Tesla es conocido principalmente por sus numerosas invenciones en el campo del electromagnetismo, las cuales desarrolló a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Tesla también está considerado el padre de la radio y la corriente alterna.

El trabajo teórico de Tesla junto con sus patentes crearía lo que son las bases de los sistemas modernos de potencia eléctrica por corriente alterna (CA). Entre ellas el sistema polifásico de distribución eléctrica y el motor de corriente alterna, los cuales contribuyeron de manera importante al nacimiento de la Segunda Revolución Industrial.

La unidad de inducción del campo magnético del Sistema Internacional de Unidades lleva el nombre de tesla (T) en su honor.

Tesla puso todas sus fuerzas y empeño en desarrollar sus ideas, pero tuvo muy poco cuidado en registrarlas y por lo tanto en defender su propiedad intelectual.

La denominada guerra de las corrientes, fue uno de los casos más sonados de su enfrentamiento con Thomas Edison, con el cual empezó a trabajar en el año 1884. Edison basaba sus métodos de trabajo empíricos mediante el ensayo y el error, mientras que Tesla era mucho más científico y reflexivo.

La rivalidad que existía entre ambos dio lugar a lo que se conoce popularmente como la guerra de las corrientes, una disputa entre ambos por demostrar el descubrimiento y la patente de la electricidad. Edison defendía el sistema de la corriente continua mientras que Tesla defendía el sistema de corriente alterna.

A pesar de una campaña de desprestigio de Edison contra Tesla, la corriente alterna se acabó imponiendo y actualmente se utiliza en todos los hogares.

En definitiva, Tesla no obtuvo el reconocimiento del que sí gozó Edison, mucho más hábil en el ámbito comercial y empresarial.

También te puede interesar ...

seguro de vida

El seguro de vida: ese gran desconocido

Aunque cueste dar el paso y realizar las gestiones pertinentes, tenerlo todo bien cubierto produce una sensación de tranquilidad y de alivio. Aunque podamos parecer fatalistas, debemos ser conscientes de que en cualquier momento la vida puede dar un vuelco, dejando a su paso una situación comprometida para nuestros familiares.

Las claves del Value Investing

Artículo de Jordi Masip Adsuara, responsable de Asesoramiento Financiero de Mutuavalors EAFI, SL.   El value investing se ha puesto de moda, todo el mundo ha

El seguro de vida indemniza 50.000 fallecimientos al año en España

Según el Informe Estamos Seguros 2016 elaborado por UNESPA (Asociación Empresarial del Seguro) el sector asegurador indemnizó 49.996 fallecimientos en 2016. Esto supone una compensación media de 34.427 euros por defunción. En cifras totales, la industria aseguradora española pagó 4,72 millones de euros en indemnizaciones cada día.