A la vuelta a la rutina, la cuesta de septiembre

Hemos oído hablar muchas veces, y con insistencia, de la cuesta de enero. Una época complicada a nivel ahorrativo, con muchos gastos tras las vacaciones de invierno: reuniones familiares, la lucha contra el frío, viajes…

Pero no solo existe esta. Hay otro momento del año en el que también hacemos frente a desafíos similares, y que puede parecer el antagonista de la de invierno. Se trata de la cuesta de septiembre.

No tan conocida como la de enero, pero no deja de ser una cuesta

Aunque no se oiga hablar tanto de la cuesta de septiembre, es importante tenerla en cuenta. En especial, tomar consideración de ella a nivel ahorrativo puede resultarnos de gran ayuda. Se sitúa tras las vacaciones de verano, y todos los gastos que estas comportan.

Durante la época estival encontramos unos gastos habituales: comidas, trayectos a la playa, a la montaña, compras para fiestas, entre otras. Pero también se suelen incluir viajes, actividades para los niños, lo que resulta más costoso.

Todo esto afecta en el regreso a la rutina, y con este, hay que sumarle los gastos propios de la vuelta al cole y el día a día del hogar.

Unos efectos que se pueden reducir

Con la vuelta al cole, y la rutina, también podemos aprovechar para replantear en qué se va el dinero y definir nuevos propósitos para mejorar nuestra salud financiera.

Es indispensable organizar los gastos y prever las necesidades que tendremos que cubrir. Para ello, podemos seguir algunos consejos:

  • Elaborar un plan de gastos

Esto sería como organizar una lista de la compra con todo aquello que necesitamos realmente. Además, no salirse de esta en la medida de lo posible nos evitará caer en gastos puntuales y superfluos. La adquisición de productos que no necesitamos puede disparar nuestros gastos de forma llamativa.

  • Buscar ofertas y promociones

Comparar precios puede suponer una gran ventaja en el momento de hacer nuestras compras. Por eso, es importante tomarnos nuestro tiempo para hacerlo bien. Muchos comercios ofrecen, a lo largo de todo el año, ofertas y promociones en sus productos.

  • Ahorrar energía

En este mes del año, las horas de sol duran hasta tarde. Por ello, ahorrar en luz es una buena idea, así como aprovechar las ventajas de la ventilación al máximo para evitar gastos de calefacción.

  • Pagar a plazos

Además de evitar comprar productos superfluos, adquirir aquellos que son necesarios mediante cuotas periódicas cada vez es más común. Esto puede ser muy útil para evitar gastar grandes cantidades de dinero en poco tiempo. No obstante, hay que tener muy presente el momento en que deberemos realizar los pagos y estar preparados para ese gasto.

También te puede interesar ...

El mejor ahorro: el que no tributa

En el mercado financiero podemos encontrar numerosos productos de ahorro y de inversión que permiten crear una “almohada económica” de cara a la jubilación y

El teletrabajo ha llegado para quedarse: las empresas y trabajadores/as prefieren un modelo híbrido

Un año y medio después del inicio de la pandemia, el teletrabajo se ha implementado como una medida no solo para la protección que ofrece a los trabajadores y trabajadoras, sino también para los beneficios que comporta el hecho de poder trabajar desde casa. El año 2019, solo un 4,8% de los españoles trabaja desde casa, cifra que aumentó hasta el 34% durante el confinamiento, y que se ha estabilizado desde entonces. El teletrabajo ha llegado para quedarse.

Energía renovable

Cómo integrar la compra de energía en un modelo sostenible

Durante los últimos años la energía ha ido tomando un papel cada vez más importante en las empresas, convirtiéndose en una categoría estratégica para muchas compañías. Por otro lado, la sostenibilidad y el compromiso con el medio ambiente toman cada vez más protagonismo en las actividades empresariales.