¿Por qué las inversiones socialmente responsables están de moda?

¿Si además de obtener rendimiento económico con tus inversiones puedes contribuir a un impacto positivo en la sociedad y en el medio ambiente, por qué no hacerlo? Afortunadamente, el compromiso social ha llegado a todos los sectores y el de las finanzas no iba a ser menos. Ahora el éxito no está solo en “cuánto se gana”, sino también en “cómo se gana”.

Así, de la misma manera que está de moda reciclar, está de moda la inversión responsable. La responsabilidad social es el motivo moral pero también existe el motivo económico y es que, a medida que las empresas y países se concentran en incorporar factores de respeto social y medioambiental, las carteras de inversión que reconocen y aplican esta tendencia, pueden obtener mejores resultados. Con el paso del tiempo se está demostrando que invertir en activos de renta variable o fija con sello ISR (socialmente responsable) y ASG (criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo) puede hacer que los inversores obtengan iguales o mayores beneficios y protejan mejor las valoraciones ante caídas de los mercados, como las recientemente vividas por la crisis del Covid-19 en marzo de 2020.

Pero, ¿qué es exactamente una inversión socialmente responsable?

Según la enciclopedia libre Wikipedia, se denomina inversión socialmente responsable (SRI, por sus siglas en inglés Socially Responsible Investing; ISR, en español) a la inversión que no solo considera la rentabilidad, sino también el impacto social o medioambiental.

Algunos ejemplos de temas habituales en inversión socialmente responsables son aquellos que tienen relación con el compromiso, con la justicia social, los que evitan invertir en empresas que producen o venden sustancias o hábitos adictivos (como tabaco, bebidas alcohólicas, juegos de azar, entre otras) o iniciativas relacionadas con energías alternativas y tecnologías limpias.

No es una moda pasajera

La inversión socialmente responsable vino para quedarse y es que no para de crecer. Cada vez son más los inversores que utilizan algún tipo de criterio no exclusivamente financiero a la hora de escoger y gestionar sus activos. Este tipo de inversión hace años era totalmente marginal, hoy en día ocupa un lugar privilegiado. El cliente minorista cada vez demanda más y la oferta crece.

El Plan de Pensiones Enginyers Inversió Sostenible, un buen ejemplo

El Enginyers Inversió Sostenible Pla de Pensions tiene como objetivo invertir en activos que den cumplimiento a los objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas (UN PRI) de lucha contra el cambio climático, fin de la pobreza y el hambre, agua limpia y el resto de necesidades humanas (salud, educación, igualdad de género…), entre otros.

El Fondo se encuadra dentro de la categoría de Renta Fija Mixta con el objetivo de mantener como máximo hasta un 30% del total del patrimonio invertido en activos de Renta Variable global. El resto de la cartera se invierte en activos de Renta Fija denominados en euros o en divisa no Euro, públicos y/o corporativos, y en activos monetarios destinados a dotar de liquidez al plan. También se puede invertir en activos de otras clases tales como inversión inmobiliaria, materias primas, gestión alternativa, capital riesgo y otros.

A cierre de agosto de 2020 se sitúa en el primer cuartil de su categoría de Renta Fija Mixta a 3 años, con una rentabilidad anualizada en dicho período del + 1,66%.

También te puede interesar ...

El seguro de vida indemniza 50.000 fallecimientos al año en España

Según el Informe Estamos Seguros 2016 elaborado por UNESPA (Asociación Empresarial del Seguro) el sector asegurador indemnizó 49.996 fallecimientos en 2016. Esto supone una compensación media de 34.427 euros por defunción. En cifras totales, la industria aseguradora española pagó 4,72 millones de euros en indemnizaciones cada día.

Las carreras STEM se descartan por su dificultad y por falta de orientación

Cada vez hay menos matriculaciones en carreras del ámbito STEM. Según datos del Sistema Universitario Español del Ministerio de Educación, el porcentaje de alumnos matriculados en las carreras científicas y tecnológicas ha disminuido en los últimos cinco cursos un 26,9% en la rama de Ingeniería y Arquitectura, y un 2,5 % en la rama de Ciencias.