¿Dónde podemos invertir y que nos sea rendible?

Muchas personas deciden invertir en los mercados financieros parte de sus ahorros con el objetivo de sacarles rendibilidad, es decir, un beneficio económico. Pero los mercados financieros son inestables y su evolución va en función de muchos factores que, a la vez, son muy diversos: desde la situación política y económica de cada país, a la psicología y al comportamiento de los inversores, entre otros. Dados estos cambios, han surgido nuevas alternativas donde invertir, diferentes a las tradicionales y que, para muchos, son todavía desconocidas.

En terminología económica, la palabra “activo” hace referencia a aquellos recursos que tenemos disponibles y que queremos utilizar con la intención de obtener beneficios. Tradicionalmente, y como se explica en gran parte de los libros que tratan la economía, estos activos podemos invertirlos en rendas fijas o variables.

¿Qué son las rendas variables y las rendas fijas?

Las rendas variables son un tipo de inversión en las cuales la rendibilidad de nuestros activos, de lo que hemos invertido, no está asegurada; podemos ganar o perder mucho. Son, por lo tanto, el tipo de inversión en la cual soportamos un mayor riesgo. Un ejemplo de rendas variables son las inversiones en divisas (las monedas extranjeras), las materias primas o las acciones.

Asimismo, dada la evolución de los últimos años, se puede contemplar la inversión en renda variable como una oportunidad, ya que hay muchas empresas que están siendo muy castigadas en su cotización en bolsa y se encuentran en zona de mínimos (están baratas), por ejemplo el sector financiero.

Por otro lado, encontramos las rendas fijas. Cuando invertimos en rendas fijas, sabemos desde un primer momento la cantidad de dinero que ganaremos siempre que mantengamos la inversión hasta su vencimiento, ya que las entidades emisoras, públicas o privadas, que emiten estas inversiones se comprometen a realizar pagos en cantidades y tiempos determinados. Tradicionalmente, estas inversiones, aunque son a largo plazo, nos garantizaban siempre una cierta rendibilidad.

La situación actual de los mercados financieros

Actualmente, por las noticias que nos llegan, sabemos que los mercados se encuentran bajo una fuerte intervención por parte de los diferentes bancos centrales, como el Banco Central Europeo (BCE) o la Reserva Federal (EEUU). Esta intervención ha hecho que el comportamiento y/o patrones de los activos cambie mucho respecto a lo que conocíamos.

Una consecuencia de este cambio de patrón, junto con la globalización de los mercados financieros, es la elevada correlación entre diferentes activos, es decir, en el grado de relación de los precios que hay entre estos activos. Cuando se produce una corrección en el mercado, que normalmente suele ser rápida y puede representar fácilmente una disminución cerca del 10% en el precio de un valor, la alta correlación que hay entre los diferentes activos hace que caigan tanto la renda variable como la fija, así como el resto de activos, de manera que tanpoco hay un activo refugio (una inversión segura) ante estas situaciones.

Además, el tipo de interés se encuentra en el punto más bajo de la historia, y no está previsto ningún incremento, al menos de momento. Esto significa que, aunque invirtamos en los activos más conservadores (en rendas fijas), la rendibilidad que obtendremos será ínfima, y además, en el momento actual se convertiría en un activo con el que también asumiríamos un riesgo significativo ante un incremento inesperado de los tipos de interés.

Es cierto que, actualmente, la bolsa europea está muy barata, y esto podría hacer que nos pareciera una buena idea entrar. No obstante, y des del punto de vista macroeconómico, las situaciones de riesgo que hay hacen poco recomendable la entrada para perfiles de inversión más conservadores, ya que el riesgo latente en la renda variable es muy elevado.

Los fondos de inversión de Private Equity, una alternativa a esta situación

Como consecuencia de esta situación de inestabilidad en los mercados financieros, de la alta correlación entre activos y de la bajada de los tipos de interés, están ganando cada vez más fuerza los fondos de inversión conocidos en inglés como “Private Equity”, y en castellano como Capital Riesgo o Capital Privado.

Estos fondos captan las aportaciones de los inversores para después invertirlas de forma conjunta en proyectos muy concretos y temáticas poco conocidas. Acostumbran a tener una rendibilidad elevada y en su funcionamiento destaca la baja correlación con la evolución de los mercados financieros.

Hace falta saber que la inversión en Capital Privado acostumbra a tener una baja liquidad, ahora bien, los fondos tienen una duración y un horizonte temporal establecido, a partir del cual se liquida y todos los inversores recuperan su capital más todo el rendimiento generado. Además, como inversores tenemos acceso a prácticamente cualquier mercado, no hace falta que tengamos conocimientos específicos en financias porque lo gestiona un equipo profesional, son eficientes y están regulados.

La Mutua de los Ingenieros cuenta con un equipo de asesores que te pueden ayudar a decidir donde invertir en el entorno actual.

También te puede interesar ...

Las claves del Value Investing

Artículo de Jordi Masip Adsuara, responsable de Asesoramiento Financiero de Mutuavalors EAFI, SL.   El value investing se ha puesto de moda, todo el mundo ha

La garantía de un futuro para mis hijos

Ya lo decía el emperador romano Marco Aurelio: “La tranquilidad perfecta consiste en el buen orden de la mente, en tu propio reino”. Y es que cuando tenemos todos nuestros asuntos resueltos es fácil que la calma se instale en nuestra vida. La seguridad que aporta el hecho de tener garantizado todo aquello que nos preocupa libera espacio a nuestra mente y nos permite respirar con libertad.