Nómina para principiantes: todo lo que debes saber

La entrada al mundo laboral viene acompañada de incógnitas que, en primera instancia, pueden parecer complejas y causar miedo en aquellas personas que no tienen experiencia previa. La percepción del sueldo, caracterizada en la figura de la nómina, suele generar dudas y es importante aclarar qué partes la conforman, los tipos que hay y las diferencias entre el salario bruto y el salario neto.

La nómina, función y estructura

Según la Economipedia, la nómina es el recibo con el cual la empresa acredita el pago de las diferentes cantidades económicas que componen el sueldo de un trabajador. Entonces, su función es clara, certificar y estructurar las retribuciones que recibe el empleado/a de una empresa.

La complexión y el tipo de la nómina puede variar según diferentes factores, pero la legislación vigente regula el formato del documento salarial, las partes que la diferencian y el contenido que debe estar incluido. Por eso toda nómina debe estar estructurada en los siguientes puntos:

  • Datos de identificación de la empresa
  • Datos identificativos del trabajador/a
  • Período de liquidación
  • Detalle de los devengos
  • Detalle de las retenciones i deducciones
  • Detalle de las bases de cotización
  • Total de líquido a percibir
  • Firma y sello de la empresa y del trabajador/a

Tipos de nóminas

Aunque la legislación determine una serie de requisitos mínimos que una nómina debe alcanzar, las empresas tienen la capacidad de escoger el sistema de nómina más adecuado. Acostumbramos a diferenciar los diferentes tipos de nóminas según tres factores:

  • Forma de pago basado en los períodos de liquidación (semanal, mensual, trimestral…).
  • Tipo de personal en relación con el rol y cargo realizado dentro de la empresa.
  • Valores añadidos al trabajo como las bajas por contingencia o las horas extras.

¿Qué diferencia hay entre el salario bruto y el salario neto?

Una de las dudas más habituales cuando recibimos la nómina suele ser la diferencia entre el salario bruto y el salario neto. Al mismo tiempo, el cambio económico entre uno y otro puede ser motivo de elección de una oferta de trabajo por encima de otra.

Mientras que el salario bruto es la cantidad económica que la empresa abona al trabajador, el salario neto es el sueldo que recibe el trabajador. Entre medio, encontramos las retenciones y deducciones, que marcan la diferencia entre los dos importes.

La deducción del sueldo pertenece a la aportación a la Seguridad Social, se divide en porcentajes según contingencias comunes, paro y formación profesional y el total oscila entre un 6% y un 7%. Por otro lado, la retención pertenece a las retenciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Dicha deducción aumenta según el importe percibido, es decir, cuanto más alto sea el salario, más alta será la retención.

También te puede interesar ...

Las Smart Cities

¿Qué son las Smart Cities? Las Smart Cities, también denominadas ciudades inteligentes, se pueden definir como aquellas ciudades en las que se aplican las nuevas

El mejor ahorro: el que no tributa

En el mercado financiero podemos encontrar numerosos productos de ahorro y de inversión que permiten crear una “almohada económica” de cara a la jubilación y

Finanzas para ingenieros

El estudio de las finanzas tiene actualmente un enorme campo de aplicación para profesionales no financieros y en especial para profesionales de la ingeniería. Además de profundizar en la ingeniería de infraestructuras y su financiación, puede abrirle las puertas a la gestión general de la empresa.