James Watt: la máquina de vapor

¿Te has preguntado quién inventó la máquina de vapor? La primera máquina de vapor fue desarrollada en 1633. Se atribuye su creación a Eduard Somerset. Pero quien inventó la máquina de vapor que realmente revolucionó al mundo, fue el ingeniero escocés James Watt.

En cambio, existe una falsa idea de considerar a Watt como el verdadero inventor de la máquina de vapor. Esto se debe al gran número de aportaciones que hizo para su desarrollo.

Pero, ¿Quién es realmente James Watt? Aunque no asistió a la escuela, siendo educado probablemente por su madre en casa, sus aportaciones e investigaciones le han valido un importante hueco en la historia. Desde muy pequeño demostró muchas habilidades manuales, capacidades de ingeniería y aptitud para las matemáticas.

Interesado en las máquinas de vapor, inventadas por Thomas Savery y Thomas Newcomen, James Watt determinó las propiedades del vapor, en especial la relación de su densidad con la temperatura y la presión.

Construyó y patentó en 1769, a partir de una máquina atmosférica de Thomas Newcomen y Savery de 1712, el primer motor a vapor con cámara de condensación externa de uso práctico.

James Watt inició su fabricación en 1772 en una sociedad con John Roebuck y más tarde en 1774 con Matthew Boulton.
El primer uso que se le dio al motor a vapor fue desagotar minas inundadas. Con esta nueva herramienta se consiguió aumentar y abaratar la producción de carbón.

En 1781 desarrolló su segunda versión del motor a vapor, de doble efecto; agregándose la corredera de apertura y cierre de válvulas en 1782, y la mejora del mecanismo biela-manivela para convertir movimiento rectilíneo alternativo en rotatorio en 1783, con lo que la máquina adquirió niveles de practicidad y confiabilidad para máquinas textiles y otros dispositivos más avanzados.

En 1775 comenzaron a fabricar máquinas de vapor y continuó con las investigaciones que le permitieron patentar otros importantes inventos, como el motor rotativo para impulsar varios tipos de maquinaria; el motor de doble efecto, en el que el vapor puede distribuirse a uno y otro lado del cilindro, y el indicador de vapor que registra la presión de vapor del motor.

James Watt se retiró de la empresa en 1800 para dedicarse por completo al trabajo de investigación.
Debemos saber también que la unidad eléctrica vatio (watt) recibió el nombre en su honor. Además, desde el año 1882 se designa con el nombre de Watt a la unidad de potencia.

En 1785, Watt fue nombrado miembro de la Royal Society de Londres, y en 1814 de la Academia francesa de Ciencias. En 1806, la Universidad de Glasgow le nombró doctor honoris causa. Sin lugar una trayectoria sobresaliente y que quedó marcada como un verdadero impulsor de la revolución industrial.

También te puede interesar ...

Teletrabajo

¿Teletrabajo? Sí, pero te tienes que prevenir

La pandemia provocada por el Covid-19 ha llevado con ella el teletrabajo, que ha venido para quedarse. Esta modalidad de trabajo permite la conciliación familiar y aumenta la productividad. Aun así, no podemos olvidar la existencia de riesgos como los accidentes domésticos.

La economía circular, protagonista de iGenium 2017

El próximo martes 24 de Octubre los ingenieros tenemos cita en iGenium’17, que esta año cumple su 6ª edición. El consejero de Economía y Conocimiento, Santi Vila, inaugurará oficialmente este encuentro anual de las ingenierías, que tendrá lugar en el Palau Robert de Barcelona (de 15:30h a 20:30h) y que organiza el Instituto de Ingenieros de Cataluña (INEC).

Cinco libros sobre ingeniería que todo ingeniero/a tiene que leer

El hábito de la lectura es algo que se adquiere con la práctica y la correcta elección de los libros. El texto indicado puede despertar al lector que llevas dentro. Por eso, si eres ingeniero, estás estudiando ingeniería o simplemente es un mundo que te apasiona, en este artículo te presentamos una lista de cinco libros imprescindibles para ti.